Scorsese aterriza en Monterrey

Por: Gabriel Contreras

Toro Salvaje, El aviador, Taxi Driver, Casino y Buenos muchachos son obras que están presentes en Monterrey a través de una exposición de estatura global, que fue generada en Berlín, Alemania, y que por primera vez aterriza en nuestro país.

Se trata de Martin Scorsese, La Exposición, un asomo profundo a la vida creativa, artística y personal de uno de los autores más importantes e influyentes de Nueva York.

Martin Scorsese, La Exposición se presenta por primera vez en México. La sede es el Museo MARCO, de Monterrey, y la inauguración será este viernes 23 de marzo a las 8 de la noche.

La mañana de este jueves estuvieron en los espacios de MARCO Marianne Bower –ella ha colaborado en el terreno de la producción algunos proyectos de Martin Scorsese, así como los curadores de la exposición, los alemanes Kristina Jaspers y Nils Warnecke.

La exposición goza de un gran prestigio internacional, y consta de más de 400 objetos, como piezas fotográficas de distintos formatos, piezas vestuario, rushes, proyecciones, segmentos de storyboard, textos, muebles y retratos que pertenecen al archivo personal de Scorsese y aluden a la totalidad de su obra fílmica.

También te puede interesar:


Acerca de “Manifesto” Gabriel Contreras - La dictadura de lo conceptual. El drama como gran ausente. John Cage. La idea como sustituto de la acción. Debord. La tesis como síntesis. La instalación como obra fílmica. La revuelta como personaje. Lennon.
Tres razones para ver “La forma del agua” "La forma del agua" recupera elementos claves del imaginario fílmico norteamericano para combinarlos, esta vez, con episodios de sexo alternativo, y un enfoque ligado a lo subterráneo y las minorías silenciosas.
De monstruos y libros Hello, I am David es un documental portentoso, limpio, claro, y muy hermoso. Un documental que nos habla acerca de un monstruo del arte y al mismo tiempo un monstruo de la inteligencia.
Un periodista casero Fernando Cavazos ejerce el oficio desde su cama. No sé si extraña las rotativas, el olor del papel, el teclado de la maquina de escribir. No sé. No habla de eso. Es como si en realidad no le importara. Pero, eso sí: escribe.