Red Sonja: La de Schwarzenegger contra los monstruos

Un filme en el que hay brujos, espadas, monstruos, pero donde todo es malo, triste, y todo el tiempo hay una sensación de que estás frente a algo que se pensó como una súper producción pero a muy, muy bajo precio.

Por: Luis Bernal

sonja
Fotograma de Red Sonja

Ver por primera vez Red Sonja (Richard Fleischer, 1985) genera un montón de confusión. La razón principal es que todo parece decir que el protagonista es Arnold Schwarzenegger en un papel muy cercano a Conan El Bárbaro, pero nel, nada de eso. Después, todos podríamos pensar que es una adaptación de los relatos de Robert E. Howard, el mismo que hizo a Conan. Y tampoco. Hay un poco de todo eso y un mucho también de nada. Al personaje de Arnold le pusieron el tristísimo nombre de Kalidor, pero la misma cara y cuerpo de Conan, que ya conocía el cine, así que de inicio ya es un asunto raro. Y bueno, así continua toda la cinta; es sin duda una serie B de principio a fin, con todo lo bueno y lo malo que arrastra la categoría.

La película nos narra la historia de Sonja, una guerrera invencible a quien años atrás un espíritu le dio ese poder al ver a su familia siendo masacrada y a ella siendo abusada sexualmente por el ejercito al servicio de la Reina Gedren. Total, en los tiempos en que se desarrolla la película, la reina Gedren está en plena destrucción de la aldea de Hablac, llevándose un talismán que le ofrece poderes supremos. Sonja es la hermana de la guardiana del talismán, asesinada previamente, así que ya sabrán las ansias de venganza que se carga la Sonja; por lo que emprende un viaje para recuperar el talismán. El guerrero Kalidor, el buen Arnie, la sigue para cuidarla pese al riesgo que este implica debido a la tensión sexual que hay entre ellos; y bueno, básicamente porque los poderes de Sonja tienen una debilidad: desaparecerán si pierde la virginidad. Lo sé, lo sé, están cagados de risa.

Es un filme en el que hay brujos, espadas, monstruos, gente muy pinche rara y hasta ahí suena interesante y tradicional, pero todo es malo, triste y todo el tiempo hay una sensación de que estás frente a algo que se pensó como una súper producción pero a muy, muy bajo precio. Red Sonja, como película, es infumable. Brigitte Nielsen es una actriz terrible, así de simple. Puede que de las peores actrices que haya visto, y miren que en este género hay cualquier cantidad de rarezas. Las luchas, la escenografía, los monstruos son muy, muy pinches, de verdad. Esta cinta es una de esas en las que la nostalgia puede hacernos creer que es buena.

Por primera vez diré esto, pero es justo por lo que menciono acá arriba sobre la nostalgia, últimamente muy explotada por Netflix para vendernos basura: si ya la vieron, igual deberían pensarlo bien y no volver a hacerlo, así pueden conservar el recuerdo de que El guerrero rojo –como fue bautizada en Latinoamérica– era buena película y que pasabas un buen rato frente al Canal 5 algunos domingos. Pero, si no la han visto, venga, como experiencia vale mucho la pena. El maridaje debe ser clásico: palomitas y mucho refresco. Este filme es es un encantador producto Serie B de espadas y brujería. Una película terrible, pero entrañable.

Best: La esposa de Arnold Schwarzenegger, Maria Shriver, le dijo el día del estreno: “si esto no acaba con tu carrera, nada lo hará”.

También te puede interesar:


Zapal: Hacer un festival sin perder la cabeza (todavía) Zapal es el experimento necesario para comprobar que hay vida más allá de las grandes capitales musicales y sus festivales. Pero organizarlo en una ciudad como Saltillo no es cosa fácil.
Piranha: un fetiche carmí Piranha no fue más que un producto nacido de los fetiches de Joe Dante, un fanático confeso de los cómics, la televisión y el cine de serie B. Mucha agua mezclada con sangre y bikinis: el combo ganador de aquellos años.
La vergüenza del creador Luis Bernal - Es rara esa onda que tengo para no decir que escribo o “soy escritor”. El caso es que la gente siempre quiere saber de dónde sacas dinero para el trago que traes en la mano.
La foto del abuelo Luis Bernal - Ojalá tuviera el récord del abuelo para compartirlo, ojalá recordara sus manos jodidas por la maquiladora y los golpes; ojalá recordara sus ojos, pero todo el mundo habla de que era igualito a mi padre y que yo lo soy también.