Mierda de artista

No dejo de pensar en cómo el kitsch pueblerino de mi familia, con la debida mercadotecnia, pudo haber sido una tendencia pionera, precursora de los mamarrachos que hoy se venden en miles de euros o de dólares.