COLUMNAS   

Árido Reino


Monterrey, cámara, acción

Una ficción basada en hechos reales (La cumbre de la ONU en Monterrey en 2002). Una historia de acción que ocurriría en esta ciudad y no en Nueva York o Los Angeles. El cóncord negro es un libro en que Luciano Campos corre riesgos al adaptar una historia “de película” directo al guión.

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

OPINIÓN

Una ficción basada en hechos reales (La cumbre de la ONU en Monterrey en 2002). Una historia de acción que ocurriría en esta ciudad y no en Nueva York o Los Angeles. El cóncord negro es un libro en que Luciano Campos corre riesgos al adaptar una historia “de película” directo al guión.

Por: Armando Alanís Pulido

EXT. MONTERREY – DÍA.

Se observa una toma panorámica de la ciudad, extrañamente vacía. En las calles aparecen pendones anunciando la Feria Internacional del Libro. La toma avanza por una de las avenidas principales en cámara rápida y se empieza a notar un congestionamiento automovilístico por el rumbo de Cintermex. Se cierra la toma mientras avanza hacia el interior del inmueble.

INT. CINTERMEX, FERIA INTERNACIONAL DEL LIBRO MONTERREY 2014 – DÍA.

La acción ocurre en la sala 101 ante un numeroso público de entusiastas lectores que previamente compraron el libro El cóncord negro. Sentados al frente, dos hombres guapos de cuarentaitantos años (aunque se ven más jóvenes) vestidos con ropa de marca aparecen felices. Son Luciano Campos, el autor del libro y Armando Alanís Pulido, el presentador del mismo.

PRESENTACIÓN DEL TÍTULO.

Se escuchan aplausos, muchos aplausos. El público parece no tener la intención de dejar de aplaudir pero disminuye el estruendo cuando Armando toma el micrófono.

ARMANDO:

Buenas tardes quiero agradecer al autor la invitación a presentar su  libro. A Luciano lo conocí en circunstancias literarias felices para ambos (ganamos un premio nacional de literatura joven en el año de 1998, él en el género de cuento y yo en poesía), así es que cuando lo veo o lo leo no dejó de estar feliz. Pero para entrar en materia le haré la siguiente observación: El libro me parece muy interesante por varias cosas. La primera es que está escrito y publicado en forma de guión cinematográfico. Eso, además, es muy raro. La segunda -que se entiende que si llega a ser filmado- es que sería una película de acción, y que además ocurriría en esta ciudad y no en la ciudad de Nueva York o Los Ángeles (que es donde siempre pasa todo ahí llegan los extraterrestres o viven los superhéroes o empieza el fin del mundo o llega Godzilla) o en cualquier capital del mundo. La tercera que me intriga de sobremanera es que está basada en hechos reales, por lo que me gustaría hacer una especie de entrevista y ahondar en detalles que resultarán más interesantes en voz del autor.

Armando acomoda las hojas que lleva y busca las preguntas que le hará al autor. Aquí están, dice, mientras mira de reojo a Luciano quien se muestra  algo sorprendido y algo nervioso por estar ahora del otro lado, siendo él periodista, siempre acostumbrado a la comodidad y el oficio de cuestionar.

ARMANDO:

Lo primero que te quiero preguntar es: ¿Por qué decidiste escribir y publicar un guión cinematográfico? Entiendo que además de periodista eres guionista y cinéfilo, pero a mí me pareció arriesgado, podría incluso ser hasta incómodo para un lector. ¿Por qué no hiciste una novela, por ejemplo?

LUCIANO:

(Antes de responder abandona de súbito su nerviosismo) Creo que siempre hay que correr riesgos y la Universidad en cuestiones editoriales lo está haciendo con sus publicaciones: Autores jóvenes, talento local, los clásicos, investigaciones de primer nivel, coediciones con editoriales de prestigio internacional. Así lo concebí (el libro), además  doy clases de guión y escribo crítica de cine. Viví esa historia y más allá de pensar en tener una anécdota “de película”, la adapté para ese género desde su inicio.

ARMANDO:

Sé que te tocó cubrir como periodista el evento de la cumbre de la ONU en el año 2002 y que tuviste acceso a información, privilegiada, secreta o militar. ¿Es cierto, entonces, que los regiomontanos estuvimos en peligro o que Monterrey se pudo haber convertido en una especie de ciudad apocalíptica? (Si no es que ya lo es.)

LUCIANO:

Así es, la verdad es que cuando te enteras -investigando claro-, de lo que está pasando , de lo que puede pasar, pues ¿qué piensas?

ARMANDO:

Yo pensaría: Esto está de película. (Risas del público)

LUCIANO:

Y bueno, también puedes hacerte el héroe, pero por el oficio quieres ser el cronista. Ya tengo la historia y es además una historia que solo algunos saben y que no les interesa por sus intereses divulgar, eso dio origen a la escritura del guión.

ARMANDO:

Hablaste de la hechura y estructura del guión, pero no de los personajes. Por ejemplo, Reginaldo y Tony, un gringo que se llama Ben Juárez, una abogada que sabe todo, hasta la receta secreta del pollo Kentucky, un hacker gordo llamado Puntocom, la muchacha de la limpieza, un cubano…

LUCIANO:

Créemelo, todos están basados en personas que intervinieron en la historia real. Son perfiles reales, aderezados con mi literatura.

ARMANDO:

Esta pregunta ya la hizo Reginaldo: Si se activa la burbuja y el misil es reprogramado ¿dónde sería el impacto?

LUCIANO:

Tienes que leer el guión, el libro, o esperar a que se filme la película.

(De pronto alguien del público levanta la mano y hace la siguiente pregunta)

ALGUIEN DEL PÚBLICO es una mujer joven con amplia sonrisa, de entre 25 y 28 años aproximadamente.

Luciano yo haré las dos cosas porque soy su fan. También del señor Armando. Leeré el libro con mucho gusto e interés y espero que la película se haga. Si así fuera, le quiero preguntar ¿quién te gustaría que la protagonizará?

ARMANDO:

(Adelantándose a la respuesta de Luciano)

Ojalá sean actores mexicanos.

LUCIANO:

No estaría mal, pero los Bichir no.

(Acto seguido dos hombres visiblemente molestos se paran y abandonan la sala, musitan alguna grosería. El público se distrae entre el sublime alboroto. Alguien en la fila 8 alcanza a identificarlos y en voz alta dice: “Son Bruno y Demián”.)

Esta historia continuará… cuando usted lea el libro.

EMPIEZAN A APARECER LOS CRÉDITOS.

Luciano Campos
El cóncord negro
Universidad Autónoma de Nuevo León
2014