El rebelde

A pesar del estigma, de los juicios y de muchas situaciones en contra, Celso decidió tocar la música que a él le gustaba, esa que todos conocíamos, pero no todos aceptaban que les gustaba. Ese “gusto culposo” que después se convirtió en todo un orgullo.