streaming spotify
COLUMNAS   

Musique de merde


La burbuja del streaming

La música no solo se mueve en las plataformas digitales. Estas tampoco reflejan a plenitud lo que la gente disfruta y quiere escuchar, sino una parte del consumo de música en la actualidad.

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

OPINIÓN

¿Qué significa tener muchas escuchas en una plataforma digital? ¿Realmente es relevante a la música? Veo a toda una generación muy preocupada por registrar las más visitas posibles a sus perfiles, la mayor cantidad de streams o de escuchas en sus canciones y una mayor cantidad de seguidores día con día. Sería normal pensar que lo que se busca es que más gente escuche su música, pero en realidad lo que se traduce es que haya una mayor monetización. Y esto no tiene que ver con tener un público propio porque lo que se cuenta es el click, algo tan abstracto y subjetivo como la nueva forma de consumir música.

Por ejemplo: un artista puede lanzar una nueva canción, yo decido escucharla y le doy play; la canción me parece muy mala y no me gusta, pero eso no cuenta. Lo que cuenta es que ya fui y le di una reproducción, que se suma a las de muchos otros curiosos y seguidores, y de pronto puede aparecer dentro de los artistas “más escuchados”. Es decir, una reproducción siempre tendrá una lectura positiva para la plataforma o el algoritmo, y no existe la contraparte, porque si dejas de escucharla en los primeros 30 segundos, simplemente no cuantifica y ya. Entonces, todo aquello que vemos como lo más escuchado o lo más reproducido no precisamente significa que sea lo que más gusta. Una sentencia que se ha repetido desde que recuerdo en la industria musical. Antes era en la radio: no todo lo que suena en la radio es lo mejor. Ahora esa sentencia se ha transportado a las plataformas digitales.

Entonces se va creando una burbuja alimentada por los likes, las reproducciones y las veces que se comparte un tema y se nos olvida que esa burbuja solo representa una parte de todo el universo formado por escuchas musicales. Basta ver que una artista como Maluma tiene 289 millones de reproducciones de una sola canción, mientras que alguien como Rubén Blades cuenta con casi 55 millones de reproducciones en su canción más escuchada en Spotify. Maluma tiene más del doble de reproducciones, ¿sus canciones son más importantes que las de Blades? El artista Drake cuenta con más de 500 millones de reproducciones en su tema “Toosie Slide”, mientras que Public Enemy se queda en 54 millones con “Harder Than You Think”. ¿Es la música de Drake más importante y trascendente que la de Public Enemy?

Pensar que la industria musical es solo lo que sucede en plataformas digitales es un error. Es una cancha, un campo de desarrollo.

Se trata de, nuevamente, de burbujas. Pensar que la industria musical es solo lo que sucede en plataformas digitales es un error. Es una cancha, un campo de desarrollo. Y sí, tal vez sea el más notorio por ahora, pero sería un gravísimo error querer volcar todo lo que suceda con la música a estas plataformas. Afortunadamente hay indicios que muestran otros caminos: Este año el Record Store Day, una dinámica mundial para celebrar el disco y el formato físico, se dividió en tres partes. Según datos de la revista Billboard, durante la segunda jornada, el 26 de septiembre, se registró un aumento del 97 por ciento en la venta de viniles en Estados Unidos, con alrededor de 440 mil ventas en relación a las 226 mil copias vendidas durante la primera venta en agosto. En total, la industria del vinil vendió 710 mil copias hasta ahora y registra un crecimiento del 44 por ciento. De hecho, el formato físico (vinil, CD, cassette,) reportó ventas totales por 1.52 millones de dólares en solo una semana.

La industria musical, en lo relacionado con venta de música en todos sus formatos, incluyendo el digital, tuvo un aumento del 23.5 por ciento. La venta de música solo en formato físico, creció un 24.1 por ciento. La venta únicamente en formato de vinilos, aumentó un 44 por ciento, mientras que el CD mostró un crecimiento del 24 por ciento en ventas.

Como pueden ver, la música no solo se está moviendo en las plataformas digitales, ni tampoco éstas reflejan qué es lo que la gente disfruta y quiere escuchar. Tan solo refleja una parte de un público consumidor de música y la música está más allá de una plataforma digital. Se trata de burbujas. Y no existe una sola.