El disco de Mimi

Llegué a casa, abrí una Carta Blanca y coloqué el disco en la tornamesa. Entonces vi un pequeño detalle en la portada. En la parte superior izquierda estaba inscrito el nombre de una mujer y un número.

“Chiquitita”

“En ese momento en el que la fui a buscar, ese par de segundos en los que sorprendido me detuve y no di crédito al no encontrar a la muchacha en el último lugar que me quedaba por revisar, coincidió con esa música tristísima que salía del radio”