Rutas de canciones

Oldies 105.5: Nostalgia fronteriza

Nací en Monterrey y luego mi familia se mudó a Reynosa. Ahí todo era distinto, pero noté que la televisión abierta y la radio recibía la señal gringa. Ahí fue donde descubrí una estación en particular, Oldies 105.5, pura nostalgia estadounidense.

POR:
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Yo (como muchos) crecí en la frontera. Yo (como muchos) tengo historias en los dos extremos de la fortuna. Esta para mi es afortunada.

Nací en Monterrey junto a mi hermana mayor y mis padres hasta que tuvimos que mudarnos a Reynosa, Tamaulipas por buenas oportunidades y un hogar. Ahí todo era distinto. Principalmente no había colosos de ningún tipo. Sin montañas, sin edificios, ni grandes cantidades de gente. Pero una de las cosas que note rápidamente al ser un niño, fue que la televisión abierta y la radio recibía la señal gringa. De la televisión puedo decir que veía anime en inglés sin poder entender pero ese es otro tema. De la radio había una estación en especial, Oldies 105.5. Éxitos de los sesenta y setenta en inglés, nostalgia estadounidense. 

Fue en la secundaria, cuando por un disco de los primeros éxitos de los Beatles comencé a escuchar más esta estación. Además de pasar mis favoritas de entonces “And I Love Her” y “This Boy”, recuerdo reconocer canciones que cantaba mi papá como “Cotton Fields” de Creedence Clearwater Revival, “Loving You” de Minnie Riperton y recordar sus reacciones con canciones como “Black is Black” de Los Bravos y “Drift Away” de Dobie Gray. Esto llevo a que cada que subía al automóvil sintonizara esta estación y después se le sumó un juego entre mi padre y yo de adivinar el nombre de la canción y el artista que la interpretaba.  Juego que desembocó en mí pensando que todos sabían el nombre de los artistas y canciones de ese entonces, o por lo menos mi padre, quien al salir una canción me preguntaba “¿y ese quien es?”

Años más adelante me di cuenta que no todos sabían el nombre y artista de las canciones (lo cual fue muy tranquilizante) y mi padre la mayoría de las veces desconocía el nombre de la canción y artista, y solo preguntaba casualmente. 

No tengo idea de cuándo fue la última vez que escuche el jingle de entrada de la estación y tampoco recuerdo en que año dejó de transmitir solo música de los sesenta y setenta, y adoptó a los ochenta y noventa en su programación habitual. Como si el pasado fuese solamente uno. (Gran contradicción, ¿no creen?)

Pero por un par de años de mi pubertad dediqué a cazar canciones que solo escuchaba en esa estación. Canciones que eran totalmente diferentes en sonido y tiempo pero solo encontraba en esa estación. Un día transmitieron en Fab Four At 4 (un segmento especial donde pasaban cuatro canciones de los Beatles a las cuatro de la tarde de lunes a viernes) una canción que nunca había escuchado del cuarteto y eso me llevo a  trabajar para poder ahorrar y comprarme álbumes de los Beatles con esperanzas de encontrar la canción. Me tomó algunos años y cinco discos poder encontrar “Birthday” en el Álbum Blanco.

Esto fue cuando comenzaba a popularizarse el internet con banda ancha, servicio con el que conté hasta tiempo mas tarde. No obstante la música me llevo a leer más sobre la contracultura estadounidense y esto a más música que encontraba en CDs compilatorios. También tuve la oportunidad de trabajar un año en una estación de radio local, lo que me llevó a escuchar música nueva y rock en español.

Con el tiempo mi interés tomó otras vertientes y el regalo navideño de un iPod me llevo a dejar a un lado la radio para poder personalizar lo que escuchaba, entonces absorbía todo lo que el internet ofrecía. Así fueron los últimos años de mi vida en Reynosa hasta que regrese a Monterrey a estudiar.

No tengo idea de cuándo fue la última vez que escuche el jingle de entrada de la estación y tampoco recuerdo en que año dejó de transmitir solo música de los sesenta y setenta, y adoptó a los ochenta y noventa en su programación habitual. Como si el pasado fuese solamente uno. (Gran contradicción, ¿no creen?)

Ahora, “Help me Rhonda” de los Beach Boys, “96 Tears” de ? & The Mysterians, “House of the Rising Sun” de Eric Burdon & The Animals y “Everybodys Talking” de Harry Nilsson se encuentran en mi música junto con Radiohead y el nuevo de Soleá Morente. Pero se encuentran también con “Mr Tambourine Man” de Bob Dylan y “New Kid in Town” de Eagles en una playlist que no existe y no se encuentra en las referencias de alguien más, sino regadas entre todas esas las canciones que en mi ignorancia no pude reconocer ni su nombre ni su artista, dentro del recuerdo de aquella estación.