COLUMNAS   

Árido Reino


Otra vez la tristeza desgajándose, o estos ojos que no cesan de verte

Alfonso Reyes Martínez mezcla la realidad y el olvido, el amor y la presencia, para comenzar este idilio contenido en 42 poemas que conforman Litoral de sombra, su segundo libro, publicado en el lejano 1974.

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

OPINIÓN

Traspasado por un rayo de sol

La poesía es la caricia que nos construye. Alfonso Reyes Martínez, discreto y elegante, mezcla la realidad y el olvido, el amor y la presencia, para comenzar este idilio contenido en 42 poemas que conforman Litoral de sombra, su segundo libro, publicado en  el lejano 1974. Sin embargo, un latido recorre estos versos y los vuelve actuales. ¿Qué le pasaba en esos años al mundo? Mejor habríamos de preguntarnos ¿qué le pasaba en esos años al poeta? Si sus poemas tendrían movilidad hacia el futuro, es un enigma que ahora yo como lector he resuelto. Los ojos no cesan, el afluente original de estos versos ha sido traspasado por un rayo de sol, y en esa competencia contra ellos mismos un orden misterioso que hace que el poeta se reconozca.

En sus ojos hay un día
recogido con todas sus presencias
ahí estará reconocible
como un orden misterioso
que rodeara la transparencia

(De como el poeta será reconocido, pág.33)

El olvido y el recuerdo

¿Qué tan distantes son los recuerdos y el olvido? Quiero pensar que para un lector es necesario mucho esfuerzo y mucha experiencia para enfrentarse a una obra incipiente. En estos días coincidentemente una amiga me escribe que ha encontrado en una librería de viejo en la CDMX un libro de mi autoría. Es también, por cierto, el segundo que publiqué. “Lo voy a leer”, me advirtió o amenazó, y sentí una sensación rara. Nos conocemos hace 5 años y ese libro es de 1995. Mi juventud e intereses me hacían escribir otras cosas eran otros momentos. Pensé muchas cosas y eso mismo pienso al leer este libro; sin embargo, entiendo que si algo quería o trataba era estar involucrado con la poesía. Así veo a este litoral, y lo leo con la juventud y el ímpetu perpetuo de la poesía, la que se imprime en el papel y en el alma del poeta y algunas veces en el alma del lector. Las viñetas de Armando López suavizan más el viejo papel que a su vez ha sido suavizado por los textos de Reyes:

Sentir la presencia 
y después de la presencia la voz
asir la presencia y la voz
y desatar el sueño
como quien desata amarras
desde algún puerto de sombra
y se va callando
unánime  navegando
en la luz más intensa del día

(“secuencia”,  pág. 30)

Tiempo recobrado

La poesía intemporal y liviana; recupera el tiempo, vuela, salta de su escondite en el librero y vuelve; se inserta en los respiros, nos abraza y acontecemos con ella o por ella; y por ello perduramos, nos hace reconocibles, nos da nombre y así somos cosas poetizables. Los versos de Reyes Martínez alaban a la melancolía, definen al mundo y le proporcionan entendimiento. Leer estos textos conforma una experiencia intensa y perdurable. Poeta, editor diseñador, promotor la poesía nuevoleonesa, Reyes Martínez tuvo y ha tenido, gracias a su labor en todos esos ámbitos,  avances y momentos destacados.


Alfonso Reyes Martínez
Litoral de sombra
Facultad de Filosofía y Letras UANL
1974