Canto derramado, o se diluye la inicial de tu nombre en mis labios

Andrés Huerta fue poseedor de una gracia imaginativa y de un lenguaje fresco, lozano, vivísimo, que lo hizo un agradecido con el mundo. Dejó constancia de su paso por la poesía con la publicación de diez libros.

Por:

COMPARTE ESTA NOTA:

Difícil tránsito

Andrés Huerta (1933-2001) fue poseedor de una gracia imaginativa y de un lenguaje fresco, lozano, vivísimo, que lo hizo un agradecido con el mundo.  Dejó constancia de su paso por la poesía con la publicación de diez títulos: Difícil transito (1967), Poemas (1969), Elegía a la vida de Pedro Garfias y otros poemas (1970), Tambores de la fiesta (1976), Avivando el fuego (1981), Entre apagados muros (1983), Estoy de paso (1989), Cómo borrar tu imagen (1996), y Llorar a solas (1999). En 1991 la UANL publicó una antología de sus poemas titulada Afuera llueve el polvo, preparada por Minerva Margarita Villarreal y en 1993 el gobierno del estado de Nuevo León editó Poesía (1967-1989). Con la creación de uno de los primeros espacios bohemios de Monterrey, “La fonda de Andrés”, además de abrir los micrófonos a las voces y las palabras de los escritores del estado y de la región, llegaron figuras de la talla de Pilar Rioja, Nacha Guevara, Manuel Buendía, Amaury Pérez, Emilio Carballido y Vicente Leñero entre otros. Habría que destacar no la importancia del lugar que Don Andrés ocupó, sino el lugar que nos hizo ocupar. Su poesía, que para algunos eludía muchas cosas, nos permitió vernos aludidos en otras tantas.

Hay un tiempo para todo

Don Andrés siempre fue fiel a la palabra; al decir y decirse y decirnos cosas en poesía fue fiel, y a la invocación de la libertad (la libertad en la conciencia y en el corazón). Platiqué muchas veces con él, sobre Pedro Garfias, sobre Cuba, sobre su pueblo querido Dr. Arroyo, Nuevo León, sobre su madre, sobre una antología que quería hacer solo con sus amigos. “Don Andrés”, –le decía yo-, “pero si todos son sus amigos”. “Bueno”, -me contestaba-, “entonces será una antología amplia”. Huerta se empeñaba en mantener viva la tradición literaria del estado, que algunos niegan. Siempre estaba escribiendo su próximo libro. Se caracterizó por adentrarse en el discurso amoroso de una manera simple, sin preocuparse demasiado por depurar el lenguaje, convirtiendo a sus poemas en cartas íntimas para el lector. Don Andrés supo vivir, sabía que el destino estaba al alcance de la mano, siempre llevaba en la bolsa izquierda de su camisa blanca una pequeña cámara fotográfica, y repartía las fotos que les tomaba a todos, es decir a la gente que quería. Era un niño que nos contaba lo que sentía. Insistía en vivir y no se cansaba, por eso me extraña que no siga aquí con nosotros.

Noches de hospital

Voy bajando la voz
como si no tuviera palabras
todo se hace a la luz y a la sombra
Escalofriante noche de hospital
el olor la pisada suave y el oxigeno
el llanto que no es de nadie sino mío
Ya no hay la ventura de un cuerpo desnudo
que reviente entre la noche
ya no hay madrugada ni río
Voy bajando la voz
ya no tengo palabras

Avivando el fuego

Cuénteme de su vida, le decía yo, y me contestaba: De mi vida hace tanto tiempo de mi vida hace toda la vida. Aunque él sabía que estaba de paso, hoy lo leo, hoy canto una canción para acordarme de él, una canción de despedida. Decidí hacer está antología que salió dos años después de su muerte. La pintora Saskia Juárez (su viuda) me ayudó proporcionándome el total de su obra publicada e ilustrando la portada con uno de sus hermosos cuadros de montañas. Dejó, por supuesto, material inédito, que esperemos salga algún día a la luz. Hoy tenemos su canto derramado, un justo homenaje a uno de los principales animadores de la literatura contemporánea. Su legado: la sencillez.


Canto Derramado
Andrés Huerta
(Antología. Selección y prólogo de Armando Alanís Pulido)
Mantis Editores, Conarte , (colección Árido Reino) 2003
105 pp