Caña Dulce y Caña Brava – Acentos


Fonarte Latino
México
2019

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

RESEÑA

Caña Dulce y Caña Brava, un grupo que interpreta música tradicional del género son jarocho, presenta su más reciente obra. Aquí el repertorio incluye 12 sones veracruzanos que se distinguen tanto por los acentos sonoros que nos regalan con el diálogo entre el arpa, el requinto (guitarra de son), la quijada de burro y sus jaranas, como por la lírica compuesta de versos cuidadosamente seleccionados por los propios integrantes. 

El ahora quinteto se conforma por cuatro mujeres: Adriana Cao con el arpa y voz, y Raquel Palacios con la jarana tercera, voz y coros, ambas fundadoras del grupo; Violeta Romero con la jarana primera, Anna Arismendez tocando la guitarra vozarrona y voz, y por último Alejandro Loredo quien toca el requinto jarocho y la jarana de arco, el único hombre del grupo. Es destacable que esta vez, las mujeres lleven la voz cantante y dominen la escena musical, siendo el son jarocho un género que tradicionalmente había sido protagonizado por hombres. Indiscutiblemente las mujeres siguen rompiendo paradigmas, incluso desde lo que creíamos sería difícil cambiar por ser una cultura que aun en estos tiempos, se caracteriza por el machismo en sus costumbres.

A diferencia del álbum anterior llamado Sones jarochos, donde se resaltan los sonidos más tradicionales de canciones típicas de los fandangos veracruzanos y que muchos hemos escuchado como “El Balajú”, “El Squisirí” o “el Buscapies”; este disco pretende llegar a oídos de nuevos escuchas con una propuesta que agrega sonidos autóctonos y africanos. Cada son puede disfrutarse de diferentes formas, ya sea tomando un buen café, un caballito de mezcal o hasta bailando si te atreves a zapatear. Algo que es importante resaltar de esta obra, son los temas “El Ahualuco” y “Aguanieve”, en los que solo se escucha el canto de la guitarra de son, la vozarrona o la jarana de arco ofreciendo lo mejor en sus acentos. 

El “Ahualuco” es un homenaje al abuelo de Raquel Palacios Vega integrante del grupo y quinta generación de la familia de músicos de apellido Vega. El tema ‘’Aguanieve” es un sólo instrumental protagonizado por la jarana de arco, artefacto de cuerda frotada semejante al violín, pero con un registro característico que hasta hace tiempo se había perdido en la interpretación de este género musical.

Con estos dos sones el grupo presenta una semblanza de la forma en la que interpretaban aquellos grandes maestros del son jarocho (Los abuelos). Como dice Alejandro, “ellos tocaban con calma, para expresar en cada rasgueo de cuerdas lo que no era necesario decir con palabras”.