Árido Reino

Corro luego existo, o encontrar el sentido de la vida al darle vuelta a las cosas (en una Vitapista, claro)

vitapista

Fernando J. Elizondo ha sido durante muchos años el animador de una de las publicaciones icónicas de la literatura regiomontana, Papeles de la Mancuspia. En Vitapista publica 101 aforismos alrededor del ejercicio de correr.

POR:
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

¿Qué fue primero el aforismo o el meme?

Fernando J. Elizondo publica en Vitapista, 101 aforismos para elaborar memes. ¿O serán 101 memes para filosofar y elaborar aforismos? ¿El tema? El ejercicio, en específico correr. Aquí nos vamos a enterar, pero no corramos porque el autor no corre (es un decir), ni se apresura. Despliega, eso sí, sapiencia y humor al por mayor. El libro está en edición bilingüe español-inglés (por si usted tiene la intención de correr el maratón de Boston).

Fernando ha sido durante muchos años el animador de una de las publicaciones icónicas de la literatura regiomontana, Papeles de la Mancuspia. También hace desde hace algunos años lanzó una colección de ediciones llamada Libros de la Mancuspia, que se ha ocupado de publicar a autores del estado. Además tiene cuatro libros publicados antes que este. Pienso en la escritura de Elizondo como una paz desoladora, como una circunstancial ceremonia, como una flor blanca a la luz de la luna, y lo veo a él enfundado en shorts, pero no corriendo. Lo veo sentado en su escritorio frente a la computadora, elucubrando al servicio del lenguaje. El asunto es ver, ese es el ejercicio; ver correr, ver como se corre, ver como corremos mejor.

Más vale que digan aquí corrió que aquí murió…

(Una selección)

Al correr mi técnica de concentración consiste en ir tras de ti.

El correr tras de ti me inspira.

Tracé el diseño de mi vitapista en forma de corazón

Correr es más económico que visitar a un psicólogo.

De mi casa a la vitapista manejo cuatro cuadras para aguantar más corriendo.

Si filosofas sobre las vitapistas definitivamente eres un corredor de escritorio.

Correr o no correr he ahí el dilema. Bueno, mejor sigo trotando.

Para correr el tamaño de los tenis sí importa.

Veo a algunos sudar y me canso.

Sé despiadado en la vitapista con tu grasa.

Correr

Sabemos que correr permite perder peso, regenera masa muscular, combate el estrés y la ansiedad, mejora el sistema cardiovascular y el autoestima. Lo sabemos porque lo leímos o porque corremos aunque sea de vez en cuando. No sabíamos que la velocidad del jamaicano Usain Bolt (el hombre que corre más rápido en el mundo) es de 44.72 kilómetros por hora, ni que el keniata Dennis Kimetto tiene el récord como corredor de maratones con 2 horas, 2 minutos y 57 segundos, o que Fauja Singh corrió su último maratón en 8 horas, 25 minutos y 16 segundos, y que la diferencia es porque es el más veterano y tiene 100 años de edad y sigue corriendo, y no lo sabíamos porque no lo habíamos leído por ahí, y porque no corremos y tenemos panza.

Leer

Definitivamente correr y leer un libro al mismo tiempo no es recomendable porque puede ser peligroso; podríamos caer o tropezar y lastimarnos o podría ser fatal porque hay una posibilidad alta de que algún auto o camión nos atropelle. Alguna vez vi con mis propios ojos  a David Toscana -ya me lo habían dicho- caminando y leyendo, pero ese es otro asunto. El asunto que he reflexionado aquí,-esa era la idea de Elizondo- es que, al igual que correr, leer también es afrodisiaco y alarga la vida y mejora, no el sueño, sino los sueños, y puede también ser adictivo. Y también, ya que andamos en estas correrías, he reflexionado que la maquina “caminadora” no debe ser un lugar para colgar ropa.

Vitapista invita a apreciar “el correr” de la vida. Corramos pues por esta alfombra de nubes sueltas que nos pone el autor y volvámonos o más flacos o más leídos teniendo como entrenador a Fernando J. Elizondo. En sus marcas, listos… ¡fuera!


Fernando J. Elizondo Garza
Vitapista
UANL & libros de la Mancuspia
2017