COLUMNAS   

Árido Reino


Tolvanera de preguntas tupidas como tormenta de polvo, o yo aquí en este rincón del desierto rumiando una venganza

Letra y Trazo, una colección de la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuito, conjugaba obra gráfica con creación literaria. En este libro se aborda el noreste mexicano con dos cuentos, de Ricardo Elizondo y Eduardo Antonio Parra.

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

OPINIÓN

¿Hacia un país de lectores?

Son muchos los intentos institucionales de hacer de este país un país que acerque a sus habitantes a la cultura y el conocimiento a través de la literatura. Desde el proyecto de aquella campaña de Vasconcelos con los famosos libros clásicos de pasta verde (conocidos como los cotorritos) hasta el proyecto en la administración de Fox de dotar de una biblioteca a cada salón escolar. Los estantes que servían de libreros (unas estructuras de plástico azules que se colgaban en la pared) siguen ahí en algunas escuelas, pero sin libros, y sirven para poner el lonche del maestro, o su celular, o el borrador. Así lo pude constatar en una gira de promoción de la lectura, invitado por Conarte, que hice por algunas escuelas públicas de Monterrey y su área metropolitana. Pude constatar también que todas las escuelas cuentan con una biblioteca en la que siempre hay más pretextos de los directores y maestros que libros. También, a través de los años, he constatado que material hay. O sea, libros, colecciones, autores, pero no pasa nada.

Yo (por ejemplo) quedé impresionado con Español: Lecturas, mi libro en tercer grado de primaria, con esos breves relatos y poemas firmados por O.P. o J.J. Arreola o Juan Rulfo, autores que descubrirá a conciencia en mi adolescencia. El asunto es ¿porque los índices de lectura, de comprensión lectora, no aumentan con los años? 

La respuesta la tenemos cada quien. Yo, optimista, tengo décadas intentando que la literatura, y en específico la poesía, sea parte de nuestra cotidianidad. Nadie me obliga  a hacerlo; algunos no lo entenderán del todo, otros verán mis proyectos superficiales, aun así, sin pretender convencer a nadie, siempre diré que la literatura, los libros de poemas, los cuentos de ciencia ficción, las novelas policíacas, pueden hacer que vivamos con más intensidad.

Entonces desde todos los espacios que tengo hago o intento algo literario. Si soy maestro universitario mis alumnos tendrán la obligación de leer al menos tres novelas (sea la clase que sea) durante el semestre, como parte de las actividades para acreditar el curso. Desde la radio, cuando he podido ser el titular o el invitado de programas, siempre busco o invento un espacio para la difusión de libros, con columnas en la prensa escrita y digital y por supuesto sacando la poesía a la calle con el proyecto Acción Poética. No estoy satisfecho con mis logros, pero sí muy feliz de haberlos emprendido y de encontrarme con material e intentos como el del que ahora hablo.

Letra y trazo

Así se llama la colección en la que intervinieron la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuito de la SEP, a través del Programa Nacional de Lectura y Escritura, en colaboración con el Fondo Editorial Nuevo León, y se trata de conjugar obra gráfica con creación literaria. Entrelazarlas, pues. Algo que convive entre el cómic y la novela gráfica, y que en este libro se aborda el noreste mexicano con dos cuentos: uno de Ricardo Elizondo, “La botella verde”, y otro de Eduardo Antonio Parra “El pozo”, que en conjunto con los dibujos de Sergio Flores logran transmitir con precisión el abandono, el miedo y el deseo de venganza.

Algunos de los 33,200 ejemplares de distribución gratuita seguro fueron leídos por los alumnos (eso espero). Algo que parece un descuido es que hay muy pocas referencias a los autores participantes, que a mi parecer -por la idea del libro como parte de un proyecto nacional-, debe de ser completa, con un prólogo y más información sobre los autores y los ilustradores. Esto para no quedarse solo en el cuento presentado y orientar a los jóvenes lectores a seguir leyendo y no remitirse a lo que únicamente se les da u obliga.

Elizondo

Ricardo Elizondo (Monterrey Nuevo León, 1950-2013) en sus escritos rescató la historia del noreste mexicano. Su Lexicón del noreste de México, nos hace entender nuestra geografía desde el lenguaje.

Parra

Eduardo Antonio Parra (León, Guanajuato, 1965) es sin duda un referente de la literatura norteña contemporánea, formado en Monterrey y ahora con amplia trayectoria. Sus primeros cuentos están reunidos en el volumen Sombras detrás de la ventana y los más recientes en un libro titulado Desterrados.

Flores 

Sergio Flores (Monterrey, Nuevo León, 1959), se ha dedicado al diseño gráfico y al cómic. Ilustrador y cartonista editorial  de distintos periódicos y con un pasado interesantísimo por sus intervenciones en la revista MAD en español que se editaba desde Monterrey hace algunas décadas. 

Tolvanera de preguntas

¿Cómo crear lectores? ¿Cómo hacer habitual la lectura entre niños y jóvenes? ¿Qué hacer para que las editoriales comerciales le apuesten a géneros como la mini ficción y la poesía?¿Después de tantos intentos habrá un método efectivo para que los mexicanos leamos más de tres libros al año? 

Ahí queda la tolvanera… Los leo.


Letra y trazo
Ricardo Elizondo. La botella verde
Eduardo Antonio Parra. El pozo

Ilustración: Sergio Flores 
Fondo Editorial Nuevo León 
Programa Nacional de Lectura y Escritura
SEP
2013