|

Box y música

La conexión entre box y música siempre ha estado presente a lo largo de la historia. La admiración a un boxeador o por el deporte se vuelve una fuente de inspiración para crear fabulosas piezas musicales.

Por:


COMPARTE ESTA NOTA:

1974 es una fecha clave del antes y después en la historia de la música en África. Imaginen un concierto para promocionar una función de box. Qué digo una función, una histórica función, cuando hablamos de Rumble in the Jungle, esa apoteósica pelea entre George Foreman y Muhammad Ali por el título mundial de los pesados.

El concierto Zaire 74 ayudó a dar a conocer la música afroamericana y mulata que se hacía en los Estados Unidos, pero que también dió cabida a los proyectos más sobresalientes de la música africana. No es fácil imaginar en la actualidad un evento musical gigante, para promocionar a otro gigante pero deportivo. Podría sonar a exageración, sin embargo cuando vemos la alineación nos faltan emociones: El Rey del Soul James Brown, B.B. King, Bill Withers, el percusionista Big Black, Detroit The Spinners, y el grupo funky The Crusaders; Representando África la orquesta local OK Jazz, el cantante de rumba congoleña Tabú Ley Rochereau, el saxofonista camerunés Manu Dibango y Miriam Makeba. Y por la comunidad latinoamericana La Fania All Stars con Celia Cruz, Cheo Feliciano con Jorge Santana y Héctor Lavoe, toda esta agrupación dirigida por Johnny Pacheco. No cualquier cosa.

La conexión box-música, música-box es incluso mucho más íntima y desinteresada, cuando por admiración a un boxeador o por un gusto enorme al deporte se vuelve una fuente de inspiración para crear fabulosas piezas musicales, que pasan de un sentimiento a otro pero siempre emotivas como la esencia misma del pugilismo.

“Hurricane”, canción compuesta por Bob Dylan sobre el boxeador de peso medio Rubin “Hurricane” Carter, quien fuese acusado injustamente por un triple homicidio. “Un sábado más” de Chico Navarro, un homenaje a la fiesta citadina en Buenos Aires, aderezada con una pelea de Nicolino Locche “El Intocable” en el Luna Park. Los Broncos de Reynosa le cantan a Salvador Sánchez uno de los boxeadores mexicanos más grandes de la historia, fallecido en un accidente automovilístico a los 23 años, recordado por su gran técnica y por su KO en el round 8 al Puertorriqueño Wilfredo Gómez. Andrés Calamaro le da un valor a Lou Bizarro, recordando aquella pelea donde pierde con por KO con Roberto “Manos de Piedra” Durán y nos aterriza desde una perspectiva pocas veces vista, que es la del sufrimiento de la familia del perdedor.

Todas estas son tan solo algunas piezas, pero dejó un playlist con músicos de diferentes géneros como Paul Weller, Quique González, Of Montreal, León Gieco, José Alfredo Jiménez, Bruce Springsteen y muchos otros que hacen alusión al box y a los protagonistas que van desde el ídolo del barrio hasta Muhammad Ali.