Football Sound System: El futbol es mucho más que eso

La relación de la música, sonidos y poesía con el entorno futbolero es inevitable, con un historial lleno de fervor y amorosos matices infinitos.

Por: Guillermo Uranga Flores

football sound system
Diseño: Guillermo Uranga

La relación de la música, sonidos y poesía con el entorno futbolero es inevitable, con un historial lleno de fervor y amorosos matices infinitos, dónde el querer no cuesta nada. Eduardo Galeano es sabio cuando dice que el futbol es la única religión que no tiene ateos y exhibe a sus divinidades.

Pink Floyd hace eco en el tiempo y el espacio de esas sabias palabras al crear un homenaje a los aficionados del Liverpool FC, sampleando a la tribuna que canta “You’ll Never Walk Alone”, un himno para ellos, compuesta por Richard Rodgers (música) y Oscar Hammerstein al principio y al final de la maravillosa pieza “Fearless”.

No es un secreto lo importante que resulta el futbol para los brasileños y Skank lo sabe al gritar abiertamente en ¨E uma partida de futebol¨ que no hay cosa más importante y emocionante que una partida de futbol, o que las desgracias y tristezas merecen un desahogo en “Munich Air Disaster 1958”, canción de Morrissey, la cuál nos da otra muestra del gran amor al futbol recordando a esa plantilla de Manchester United que el 6 de febrero de 1958, de regreso a Inglaterra donde venía de disputar los cuartos de final de la Copa de Europa ante el Estrella Roja de Belgrado, sufre un accidente aéreo en Munich, donde mueren 23 de los 43 tripulantes, la mayoría de ellos jugadores.

Si bien es cierto que no todo es felicidad, la nostalgia es también un sentimiento. Son incontables los relatos que tienen mucho que ver con el ámbito del futbol donde caben todas las conmociones con sus incalculables variantes. Por ejemplo, Los Nikis nos hablan un poco de la doble moral al referirse a un tal Enrique, un chico formal que un domingo va a misa y el otro también, pero que al llegar a la cancha a apoyar a su equipo se transforma en un Ultra Sur que agrede regularmente a los porteros, y es advertido del riesgo de ser identificado por los Boixos Nois, con esto nos damos cuenta de su simpatía por el Real Madrid.

Pero también existe quien unifica, quien hace de este deporte un intento para fomentar la hermandad y mostrarnos que en el soccer aunque existen las cargadas (burlas) que en ocasiones sufrimos de nuestros vecinos cuando el club que amamos es derrotado, nos queda la oportunidad de ser verdugo cuando ellos están deshechos al ver perder en la cancha al club de sus amores. Al final no queda más que festejar a carcajadas y fundirnos en un abrazo. Todo esto en “Las paces” canción de Las Pastillas del Abuelo.

Bob Marley amó el futbol tanto como la música, algunos dicen que fue fanático del Boys Town FC, un humilde equipo de Jamaica. Es ampliamente reconocido en icónicas imagenes donde aparece jugando a la pelota. En un sentido figurado amó y murió por el futbol.

La música es testigo de que, para muchos, los dioses, deidades, bellezas y héroes existen. “Santa Maradona” de Mano Negra, “Fio Maravilha” de Jorge Ben Jor, “Rummenigge” de Alan y Denise, “Wayne Rooney” de Johnny Flyn son algunos ejemplos que se convierten a veces en grandes obras de sonido y letra; y en algunos casos elemento importante de piezas literarias como es el caso de Maradona, Garrincha, Barbosa y el mismo Pelé.

Es mucha la admiración recíproca entre los involucrados en el futbol con la música y la poesía, y las mismas hinchadas hacen tributos a su equipo cantando en las gradas. Las barras reconocen abiertamente no sólo su amor a un club sino también a la música. Es el caso de la barra Libres y Lokos, cuyo nombre fue tomado del disco más representativo de El Gran Silencio, quizá uno de los más importantes del rock en Monterrey. También es el caso Inspector; aunque la pieza “Aguante” es sabido que fue escrita e inspirada en Tigres de la UANL, por su alentadora letra también se ha convertido en una canción bastante neutral y adoptada por algunos otros equipos de la liga.

Nada es casualidad. Con tantas letras y sonidos, insistimos con la genialidad de Eduardo Galeano cuando dice, “Yo soy de los que creen que el futbol puede ser eso, pero es también mucho más que eso”.