Los recursos femeninos de la tinta nuevoleonesa u otro modo de ser humano y libre

El Diccionario de escritoras nuevoleonesas editado en 1996 por Castillo es una valiosa herramienta para los estudiosos de la literatura del estado, que merece, por supuesto, actualizarse.

Por:

COMPARTE ESTA NOTA:
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Buscando un lugar en el mundo

En 1898 Isabel Leal de Martínez  fue la primera autora de Nuevo León en publicar un libro y en 1930 en la antología de poetas neoloneses realizada por Emeterio Treviño González aparecen seleccionadas dos mujeres: Luz María Carduz y Herlinda Alardin. Pero, ¿qué ha pasado desde entonces con la participación femenina en las letras de este árido reino? Irma Braña y Ramón Martínez  Sáenz se dieron a la tarea de elaborar un registro, (una especie de diccionario) y rescatar a todas aquellas escritoras que han sido omitidas de la historia cultural de nuestra región; la cuarta de forros lo cita con mayor elocuencia: “Mujeres cuyas plumas fluyeron motivadas por la inquietud de mostrar sus preocupaciones más íntimas, a través de la palabra impresa. Mujeres cuya huella se adivina en las más jóvenes generaciones de escritoras, con un sólido oficio y una vocación inquebrantable”.

El Diccionario de escritoras nuevoleonesas editado en 1996 por Castillo agrupa a todas las mujeres que escriben desde hace más de un siglo y que desde entonces no han retrocedido en el intento por lograr el perfeccionamiento de su oficio. Surge de la necesidad de reunir y rescatar a las mujeres que han plasmado su visión del mundo  mediante la escritura, desde el recato y el amor clamando su infortunio y su marginación, hasta posturas valientes y comprometidas con su momento y con los vientos de cambio que muchas de ellas propusieron y encabezaron a través de su obra. Eso se muestra aquí ampliamente.

Meditación en el umbral

Antes de presentar a las autoras en orden alfabético por apellido y por géneros, con acomodo cronológico de narradoras poetas y periodistas, la primera parte del libro que hace un repaso histórico termina con esta conclusión no muy optimista por cierto: “Pocas autoras han logrado transgredir el horizonte de la narración autobiográfica, testimonial, el poema intimista producto de una inspiración momentánea ante reveses amorosos o en el marco de pasiones desbordadas”. Una conclusión demasiado severa puesto que era ya  la segunda mitad de la década de los noventa. Salva un poco esta y otras justificaciones, algunas que rayan en lo absurdo (como atribuir que el aislamiento creativo se debía a factores climatológicos o a la orografía), la mención de una joven promesa literaria, una veinteañera graduada en Letras Españolas en el ITESM llamada Gabriela Riveros.

Ellas

En las autoras del siglo XX hay menciones importantes: Carmen Alardín, quien publicó su primer libro de poesía a los 16 años; Margarita García Flores, creadora de la Facultad de Trabajo Social de la UANL; Lydia Rodríguez como investigadora lingüística; Rosaura Barahona como ensayista, maestra y periodista; Gloria Collado, poeta y artista visual; Hilda Moreno periodista y fundadora del suplemento cultural en el periódico El Porvenir; Rosaura Saucedo, novelista con varios premios; Kahua Rocha, dramaturga; Dulce María González en crítica teatral; Alejandra Rangel, ensayista e investigadora; Patricia Laurent Kullick, cuentista, entre otras.

 Todas listas

El diccionario contabiliza a 171 autoras nacidas entre 1855 y 1978  y un curioso anexo que incluye a 16 autoras no incluidas por incumplimiento de requisitos.

En el listado de autoras por géneros hay 81 cuentistas, 12 dramaturgas, 34 ensayistas, 20 novelistas, 24 periodistas y 134 poetas. (Algunas son contabilizadas en varias categorías, debido a que tienen obra en varios géneros.) Se hace también referencia a lugares donde publicaron: periódicos , revistas, antologías y se mencionan los títulos de su obra publicada hasta ese momento.

Conclusiones

Las mías no serán tan severas ni pesimistas como las que contiene este libro. Sin duda este documento es una valiosa herramienta para los estudiosos de la literatura del estado. Merece, por supuesto, actualizarse, ya que apareció hace 23 años. Lo considero de suma importancia y uno de los estudios más completos hechos hasta la fecha en ese tema. Aunque los autores afirman que no es un trabajo concluido, y que seguramente contiene inclusiones y omisiones no justificadas, facilita muchísimo el camino a quien dese realizar o ampliar una investigación con el tema literatura y mujeres.

Hoy podemos leer y comprobar que la participación femenina en la literatura escrita desde Nuevo León es importante a nivel nacional e internacional. Lo constatan premios, publicaciones, traducciones. El maestro Arnulfo Vigil, prepara desde hace algunos años una amplia y completa antología de poetas de Nuevo León, desde las precursoras que en este trabajo se citan, hasta las más jóvenes autoras que despuntan ya con sus primeras publicaciones. Sin duda, este trabajo guió a Vigil para tratar de hacer un esbozo muy riguroso y atinado de la en este caso poesía femenina nuevoleonesa de todos los tiempos. Esperamos verlo pronto impreso

 Los tiempos han cambiado sin duda,  pero es más importante señalar que las mujeres que escriben literatura han cambiado esos tiempos.


Diccionario de escritoras nuevoleonesas.
Siglos XIX y XX
Irma Braña Rubio
Ramón Martínez Sáenz
Ediciones Castillo
1996