Gorilas en la niebla

La herencia del Santo

A 35 años de la muerte de Rodolfo Guzmán, El Santo, lo recordamos con nostalgia y con emoción, en la seguridad de que es un mito poderoso, rico y vigente.

POR:
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
el santo

A 35 años de la muerte de Rodolfo Guzmán, El Santo, me parece sumamente oportuno subrayar que nos hallamos ante una de las figuras clave para abordar la cultura popular mexicana. Original y al mismo tiempo surrealista y barroco, su presencia nos resulta comparable solo a personajes de la estatura de Memín, Los Agachados, El Chavo del 8 y Pepe el Toro.

Sin embargo, El Santo tuvo por ventaja el haber tocado diversos soportes ya en una época muy temprana para los mass media. Además, su influjo alcanzó a diversas generaciones y géneros, desplegando elementos de terror, fantasía y erotismo según el caso.

Visto en perspectiva, El Santo cuenta con una inmensa mitología dispersa a través de fotonovelas, películas, pósters, muñecos de plástico y todo tipo de colguijes y adornos. Su herencia es profunda y su arraigo más que portentoso. 

Fue un personaje ciertamente avasallador, que así como llenó arenas abarrotó las salas de exhibición fílmica en el esplendor del séptimo arte mexicano. Vale decir que sus películas no fueron grandes obras de arte ni joyas de estilo y factura, pero sí lograron ser maravillas de la emoción y el entretenimiento, piezas únicas en el cine de lengua española.

Fue, definitivamente, una estrella, que para los adultos resultaba un luchador y un actor, pero para los niños era sencillamente un superhéroe. 

Así, mientras que los lectores de cómics en Estados Unidos -como herencia de la guerra- contaban con el respaldo imaginario de El Capitán América, Supermán, Batman y Thor, entre nosotros, en un México que avanzaba hacia la industrialización y el corporativismo dominado por un partido único, surgía el gran mito de El Santo. 

Hoy lo recordamos con nostalgia y con emoción, en la seguridad de que es un mito poderoso, rico y vigente. Convencidos, claro esta, de que su nombre figura entre los grandes leyendas de América Latina.