COLUMNAS   

Árido Reino


En el cielo ocurre un espectáculo que te cobija, o encontrarnos en el sueño frente a frente

Historias para noches sin lunas es un diario íntimo, pero también un cuaderno de viajes al mundo interior y un libro de poemas. Las páginas de este libro son espejos, así lo dispuso Mónica García.

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

OPINIÓN

Sueño que tengo insomnio.

Por supuesto que escribo esto en la noche. Hoy se escapó el sueño y acompaña mi insomnio el libro de Mónica García. Los libros son cajitas con alas. Adentro, las historias son el motor fabricado exclusivamente para justificar la ceremonia del encuentro con el lector. Luego será cómplice, porque se encontró en alguna página, porque se sintió aludido o porque simplemente buscaba compañía. Entiendo este libro como un diario íntimo, pero también es un cuaderno de viajes (viajes al mundo interior) y un libro de poemas. Las páginas de este libro son espejos, así lo dispuso Mónica, así le salió, así lo planeo desde hace toda su vida. E hipnotizada por la luz, que puede ser de la luna o puede ser la luz que emanan estás historias, se comparte, se confiesa, se revela frágilmente humana.

 De las 11:11 p.m. a las 7:05 a.m.

El corazón sereno, el alma afiebrada, vengan las palabras, cuando lleguen será la hora exacta. (pág.13)

En la escritura nos encontramos, pero antes nos aceptamos porque descubrimos que hay cosas que no se olvidan.  (pág. 23)

La noche grita y luchamos por contestarle con otro grito más fuerte, luchamos escribiéndolo necesario el alma lo pide.  (pág.25)

Lo inexplicable nos fue explicando lo humanos que somos, lo vulnerable. (pág.30)

Adictos a la ternura nos apresuramos despacio, el camino lo dicta la mirada y tenemos los ojos cerrados porque estamos soñando la realidad. (pág. 39)

Están fácil complicarse la vida, hay en el camino andado un gran tesoro, tiempo y distancia (algunos le llaman experiencia) son victorias, algunas no lo parecen, son victorias todas. (pág.45)

El conflicto es interior, el paisaje es interior, el jardín es tuyo tú eres el jardín. (pág. 49)

El amor es mi motor, nos mueve lo intenso, mi destino es encontrar respuestas a preguntas no formuladas. (pag.59)

Coincidir es como la esperanza lo último que muere pero cuando “coincides” entiendes que eso mata al tiempo. (pág.67)

La verdad no se sustenta en el consuelo, la mentira se anula cuando la pides ella (la mentira) llega cuando la descubres (como un bálsamo efímero) entonces desaparece. (pág.71)

La explosión silenciosa de entender que somos las palabras que dicen lo que somos. (pág.75)

Que ronde en nuestra cabeza el silencio prolongado que se llama disfrute y que lo provoquen dos almas (al menos). (pág. 79)

Pessoa el gran poeta portugués decía que todas las cartas de amor son ridículas, pero que es más ridículo quien nunca ha escrito una carta de amor. (pág. 83)

La perfección de nuestra realidad abarca lo que somos y lo que queremos que sean los que habitan nuestro pequeño mundo amoroso. Ese cuento que escribimos se llama destino. (pág.85)

Nuestra naturaleza es ser parte de nosotros, tú y yo. (Un todo) (pág.93)

¡Que paz me das! (pág. 95)

Asumir lo que somos es un acto de amor, educar educándonos. Comprenderte para comprenderme. Asumir lo que eres es un acto de amor, aprender enseñando esa es la lección. (pág. 103)

Un espejo y los dulces dieciséis para empezar a recorrer un camino. (pág. 109)

Un sueño dentro de otro sueño, dentro de otro… (pág.119)

Que la curiosidad sea más grande que el miedo. (pág.127)

Poner nuestros dulces sueños y nuestras pesadillas en palabras, entonces la noche habrá valido la pena. (pág.131)

No debemos de lamentar lo que no pasó, lo que no hicimos, lo que no dijimos, ponte perfume todos los días como si fueras a una fiesta. (pág.135)

Entre las mil definiciones del amor pocos saben que una es decir adiós. (pág. 145)

Hay un universo donde quepo: tú. (pág. 151)

Perdonar es entenderse, es liberar un dique, nadie se equivoca al perdonar. (pág. 161)

Un poco de dosis exactas de locura al día. (pág.165)

La vida es una enfermedad pasajera.(pág.173)

¿Cuánto es mucho tiempo? (pág.179)

El final es el principio de un perpetuo comienzo. Siempre ante una noche oscura, ante una noche sin luna, una página en blanco. (pág.191)

La tranquilidad de una noche serena

Cada página invita a la reflexión, y a estas palabras un latido las recorre, las vuelve actuales. La búsqueda de un sentido, la búsqueda del ser humano que se busca a sí mismo, la creencia en una sociedad futura más humana.

Mónica hace una revisión personalísima de cuestiones universales ya se trate de amar o de vivir la vida con conciencia y plenitud y conocerse en el sentido más perentorio y esencial del término,  sus textos entran sin ambages en el ámbito de la filosofía y la poesía iluminando las sendas por donde muchos deambulan confundidos, ella plantea sus propias respuestas, ella al ver que se nos escapa el sueño abre la puerta a estas historias.


Mónica García
Historias para noches sin luna
Literálika ediciones
2017