Características faciales de los personajes u obediencias a la vocacion

A partir de lo que pudiera ser un simple y sencillo ejercicio para un taller literario, Paulino Ordóñez demuestra su habilidad y maestría para contarnos muchas historias a partir de “la simple mirada” de quien esta frente a una fotografía en La novia y sus amigas.

Por:

COMPARTE ESTA NOTA:

Pie de  foto

Armas y Letras es la revista de literatura de la Universidad Autónoma de Nuevo León, y gracias a la iniciativa de Jessica Nieto, quien funge como editora de esta prestigiosa publicación desde hace un buen tiempo, se decidió integrar una colección de cuadernos que son, como bien lo explica ella misma, archipiélagos que rodearán a la revista, su continente. Nada más adecuado para este proyecto que el nombre que se les dio: “Ínsula”, tomado, por supuesto, del Ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha. Ínsula sería la paga prometida por el Quijote a su escudero fiel Sancho Panza que lo convertiría así en gobernador. Entonces, desprendidos, pero integrados desde sus islas, los autores convocados se visten de letrados y de capitanes porque tanto son menester las armas como las letras, y las letras como las armas. Atinado, pues, el concepto y más atinada la selección de los autores y los títulos que conforman esta colección, que enriquece y engalana el acervo que desde la UANL se publica. Afortunados somos de este maridaje, dispongámonos entonces a buscar como lectores un compromiso eterno con todos los proyectos emergidos desde nuestra máxima casa de estudios. Sería bueno recibir una señal en esta fiesta, sería bueno.. .

Cachar el ramo

En las bodas hay muchos rituales dentro del gran ritual. Cachar el ramo aventado por la novia augura suerte, augura felicidad y la literatura regiomontana es afortunada por tener autores como Paulino Ordoñez que a partir de lo que pudiera ser un simple y sencillo ejercicio para un taller literario, demuestra la habilidad y la maestría para contarnos muchas historias a partir de “la simple mirada” de quien esta frente a una fotografía, pero que secretamente tiene información privilegiada que puede ser usada en contra o a favor de las protagonistas de la foto. Ordoñez, de manera creativa, reaviva un simple retrato y emprende una curiosa  forma de narrar, algo así como…

Descubrir sorpresivamente los finales y los principios

Cada personaje es un marasmo de intrigas. El autor agrega ante la inmovilidad de la escena (que es la protagonista de esta historia) situaciones no contempladas, el pasado, las incomodidades, lo que no se dicen las amigas, las envidias, los resentimientos y conecta a Balbina a Cata a Fernanda a Viviana a Magaly a Romina a Coco, todas con sus cargas, con sus pesadas verdades. Paulino juega en la narración, se arriesga, sabe que tiene que retar y confrontar no solo a estos personajes (muy regiomontanos por cierto) sino también a quienes por lo general se les conoce como…

Lectores

Y que por cierto son escasos. Entonces, asumo ese papel no solo cada vez que leo, obvio, sino cada vez que pienso en mi verdadero oficio ante la literatura regiomontana. Entonces, como lector entiendo mejor de que va el asunto, y mi sonrisa congelada -como en una fotografía- es la prueba contundente. Empecé con siete personajes inmóviles, posando sin más ni más, y de ahí ahora se desprenden siete personajes que protagonizaron una precuela de una historia futura en la que la protagonista será ahora una esposa desesperada y sus amigas, o la historia presente de esa misma fotografía que fue la última en la que posaron todas juntas. Sin pecar de detallista el autor fotografía el interior de la novia y A sus amigas que pareciera que están a punto de explotar, pero que viven una guerra fría en la que ninguna se atreve a presionar el botón que accionará la bomba. No se trata de criticar si sus atuendos hacen justicia al esplendor que emanan como las guapas del evento. Insisto, me parece genial el punto de partida de este escrito, que sin serlo es un hipertexto en un texto no escrito, o la segunda parte escrita antes que la primera o bien puede ser…

Una serie de obediencias a la vocación

En las que el autor retrata a la sociedad regiomontana. Si al lector leer este cuadernito lo llevó a revisar sus viejos álbumes de fotos (objetos ya descontinuados en la memoria descontinuada de una generación), la conexión quedó sellada. Siempre he pensado que los libros pueden convertirse en el inicio de acciones que nunca pensamos hacer o volver a hacer, como hurgar en los cajones o visitar la casa de nuestros padres para mirar viejas fotografías. Si la lectura nos movió a eso, hay un especial gane de bagaje y eso no lo presume el autor, lo presume el lector, lo presume el que se mueve para no salir movido en la foto aunque suene contradictorio. Por lo pronto, esta historia, esta narración, atiende muy a la usanza local donde desde la exageración se percibe que ciertos círculos se empeñan en generalizar a partir de una doble moral lo que no se toca, ni con el pétalo de una flor del ramo de la novia. Yo me alegro del buen resultado, bueno es lo que sé, es lo que se percibe es lo que se nota, en esta historia que escribió y nos cuenta…


Paulino Ordoñez
La novia y sus amigas
Ínsula XI
Cuadernos de escritura de Armas y Letras,
Revista de literatura arte y cultura de la UANL.
UANL, 2015