El mejor disco del año

¿Con qué criterios se elige el mejor disco del año? Hoy día es difícil para muchos escuchar un disco completo, y muchos artistas se limitan a lanzar sencillo tras sencillo. Pero aunque las listas no son definitivas, pueden arrojar algo de luz entre el mar de propuestas que demandan nuestra atención.

Por:

COMPARTE ESTA NOTA:

Hace algunos días un amigo periodista me platicaba que le habían encomendado hacer una lista con los mejores discos anglo del año y otra con los mejores discos latinoamericanos de este 2018. La tarea no le resultaba fácil y no precisamente por tener una buena cantidad de opciones. Me decía que, después de un arduo ejercicio crítico, llegó a la conclusión de que este año no había sido uno de los mejores en cuanto a materiales grabados.

Sin duda hubo muy buenas grabaciones pero, y esto me dejó pensando, el punto era que no hubo un disco que resaltara por encima de los demás en un consenso global. Es decir, no hay una decisión unánime sobre algún material que haya ocupado el trono a mejor disco del año.

Desde luego que esto es muy subjetivo, ¿quién y sobre qué criterios se elige el mejor disco de entre todos? Sin embargo, ha habido producciones que han trascendido al paso del tiempo por decisión popular en un consenso en el que nadie contradice la calidad de ésta. Me viene a la mente el Random Access Memory de Daft Punk o el Ok Computer de Radiohead, como ejemplos de producciones que no pierden vigencia y han llegado a un gran número de oyentes.

Es cierto que son otros tiempos, y la forma de escuchar y consumir música ha cambiando pero, ¿qué significa esto, que es bueno o malo? La inmediatez de la vida ha sido propiciada por la velocidad en la que estamos emitiendo información a través de la red. Hoy día es difícil para muchos escuchar un disco completo. Incluso muchos artistas ya no hacen producciones de principio a fin, sino que se limitan a estar lanzando sencillo tras sencillo buscando la atención inmediata del público.

No necesariamente esto es malo, puesto que el artista se preocupa por lanzar constantemente canciones con un cierto nivel de atracción. También no deja de ser positivo que ahora tengamos acceso a infinidad de música que antes nos resultaba imposible. Pero a la vez esto se vuelve un problema porque nos estamos asfixiando entre tantas opciones de música y poco a poco se ha ido perdiendo la capacidad de atención. Ya no nos detenemos algún momento de nuestro día o nuestra semana a escuchar música.

Aquí es donde pueden tener una justificación las listas que se hacen cada año pues a través de ellas podemos cotejar y encontrar qué fue lo más sobresaliente entre todo un mar de propuestas musicales. Obviamente estas no son definitivas, pero sí pueden arrojar algo de luz sobre la superficie para quienes queremos saber qué se escucha en diferentes partes del mundo.

¿Será esta la razón de por qué es difícil encontrar el mejor disco del año, porque no se piensa en el futuro sino en el ahora? ¿Qué tan malo es que no coincidamos muchos en opinión musical? ¿Qué tan bueno es que no exista un mejor disco del año?, o más bien, ¿necesitamos que exista el mejor disco del año?