Gorilas en la niebla

La suerte del usuario

El 5G es ambicionado por todas las marcas, pero ninguna firma hasta hoy ha movido un dedo para hablar o señalar un riesgo grave en el escenario de la bioética.

POR:
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
5g

La industria del software está sumida en una guerra terrible desde hace ya bastantes años, condición que se ha agudizado en estos días y amenaza con llegar de veras demasiado lejos.

Así está ocurriendo con el caso de la confrontación entre Google y Huawei, que poco a poco ha ido comprometiendo a otros participantes a su paso hasta establecer una auténtica batalla campal.

En medio de la metralla de aranceles, declaraciones y mercancías, hemos podido ver cómo dos factores del servicio de Internet salen a relucir: Uno, la velocidad de la información. Y dos, la nitidez y calidad de audio y video.

Lo que está en el fondo de toda esta lluvia de golpes es la transmisión de datos a través de 5G. Hasta hoy, Huawei y Samsung llevan la ventaja en esa lucha tecnológica , sin embargo está a punto de abrirse un nuevo round, y eso implica nuevas oportunidades para todos los contendientes. El 5G es ambicionado por todas las marcas, pero ninguna firma hasta hoy ha movido un dedo para hablar o señalar un riesgo grave en el escenario de la bioética: la gente y los animales que enfermarán o morirán como resultado de la exposición a las radiaciones provenientes de las terminales implicadas en la existencia misma del 5G. Así, no se advierte de la destrucción molecular y el factor cancerígeno que surgen paralelamente al privilegio de la 5G y se deja un vacío en ese renglón para el sector médico y las posibles víctimas.

El 5G no es sólo innovación y ventajas, también tiene un costo grande en materia de salud, y mientras los activistas siguen llamando al uso de la bicicleta, el cáncer de cerebro tendría que discutirse a partir de hoy mismo y sin descanso como uno de los estragos generados posiblemente por el uso de terminales 5G.