|

“Creo que hay ideas que son intolerables”. Entrevista con Alberto Montt

El autor del blog y la serie de libros En dosis diarias no sólo disfruta de mofarse de los católicos sino que es empático con las causas femeninas y juega con su lado infantil, como en su libro Laura y Dino.

Por:


COMPARTE ESTA NOTA:

El autor del blog y la serie de libros En dosis diarias, Alberto Montt (Quito, 1972), posee una nacionalidad dual que lo ha influído. No sólo disfruta de mofarse de los católicos sino que es empático con las causas femeninas y juega con su lado infantil que se ha reproducido en otros libros como Laura y Dino. Acompañado de su cómplice, Ricardo Siri “Liniers”, es como se desenvuelven juntos en su faceta de stand up ilustrado. Esta es una charla con él.

Tengo una duda que no me deja dormir: si naciste en Ecuador y tienes un acento chileno, ¿por qué suena mexicano?

Yo pensé que para un mexicano yo no sonaba mexicano. No lo sé, mi viejo (papá) es chileno, mi mamá ecuatoriana, toda la vida tuve dos acentos “flasheando”. Mi acento de niño era muy chileno, de grande muy ecuatoriano. Y ahora se me está volviendo a mezclar. Pasé toda mi infancia viendo Siempre en domingo. Veía La carabina de Ambrosio, Los Polivoces, Capulina, Tin Tan, pero al Chavo del 8 no lo tolero.

Háblame de tu libro Laura y Dino, que son conversaciones con tu hijita.

Cuando ella tenía entre cuatro y cinco años decía unas cosas increíbles y yo lo que quería era guardarla, pero el video no tiene la carga emotiva de un dibujo y el único recurso fue dibujarla para salvaguardar mi memoria emotiva. En el momento son cosas que nos hemos dicho y el 10 por ciento son otras que me gustaría decirle. Cuando tenga 16 años y me odie va a tener un registro de cuando nos amábamos.

Así como veo, las chiquitas son muy inspiradoras. Peter Kuper, Bef, Liniers, Miguel Gallardo tienen libros basados en sus hijas.

Yo no sé si sea por niñas o por hijos en general. Yo sí creo que los niños son más torpes. Cuando veo a Laura o a sus amigas son más pilas, curiosas, despiertas, interesadas. Los niños, las niñas son increíbles.

Pues no lo sé. Yo no tengo hijos y no sé si me interese tenerlos

¡No los tengas!

¿Por qué? (Risas)

Es muy brutal la paternidad porque es lo mejor que te puede pasar en la vida y es lo peor que te puede pasar. Tener algo que es más importante que tú al que si le pasa cualquier cosa (una gripe, una ruptura amorosa, la muerte) te destruye a ti también, entonces es monstruoso. Para mí una es suficiente. Demasiada intensidad.

“Es muy brutal la paternidad porque es lo mejor que te puede pasar en la vida y es lo peor que te puede pasar. Tener algo que es más importante que tú al que si le pasa cualquier cosa (una gripe, una ruptura amorosa, la muerte) te destruye a ti también, entonces es monstruoso”.
Alberto Montt

¿Por qué te interesaba apoyar la causa de la “Ola Verde” y el aborto en Argentina?

Porque es obvia, es tu cuerpo, tu decisión, tu vida y si no lo haces legalmente lo vas a hacer ilegalmente, prefiero que sea legalmente y yo no tengo por qué decidir sobre el cuerpo de una mujer. Entonces es el principio básico, si tú no quieres abortar perfecto, yo no voy a decidir sobre ti. Hay gente que se lo toma como “todas quieren abortar”. Es ridículo, y pues que se jodan. Yo soy honesto conmigo mismo y hablo de lo que me importa y lo que me gusta.

¿De dónde viene tu bullying hacia los católicos?

¡No! Yo no hago bullying, yo evidencio. Yo no creo en la tolerancia. Creo que hay ideas que son intolerables y de esa perspectiva, el catolicismo me es intolerable. La lucha feminista no habría sido necesaria sin toda esta pelotudez católica, religiosa que valida ese poder absolutista del hombre. Son entidades por hombres, por lo tanto, terminan validando esa posición de poder.

Mencionabas que no tienes un referente chileno humorístico. ¿Ni siquiera Condorito?

No. Me gusta mucho que en todos los personajes generó una especie de casilleros para poder etiquetar a cada uno de los personajes de un pueblo chileno. Cuando vas a Santiago ves a un “Huevoduro”, un “Pepe Cortisona”. El humor de Condorito a mí no me hace vibrar. Sí me trae emociones, crecí con él. Había otras cosas que yo leía: Mafalda, Fontanarrosa, Calvin y Hobbes. Condorito, a nivel humorístico, siempre fue muy inferior. Es un humor fácil, simplón. Pepo es un tremendo dibujante; él tenía una serie de dibujos para una revista de varones a nivel de machismo y violencia que son una locura. No vas a ponerte a juzgarlo por viñetas que se hicieron en un contexto determinado porque no tiene sentido.

¿Es cierto que Pepo estaba molesto con la referencia que hizo Disney en la película Saludos amigos y por eso creó a Condorito?

Exactamente. Se enojó y pudo sacarlo. Él es un tremendo creativo chileno. Yo la veo más como un documental de una época que como diversión. Se la pongo a mi hija y no la tolera. Una vez trate de hacerla ver Dumbo y no soportó 15 minutos. Eran otros tiempos, éramos mas naïves, hay otros dibujos animados de esa época como Betty Boop que son increíbles, pero de repente te encuentras con unas cosas de Disney de un racismo tremendo.

¿Qué pasó con aquel tuit en que Alejandro Jodorowsky tomó una de tus imágenes y puso una frase cursi?

Un arjonismo. Mira, a mí no me gusta Jodorowsky; es un tipo que hizo algo increíble hace 30 años y ahora me parece que es un chanta, una persona que pretende ser algo que no es. De repente me dio una rabia de este tipo, que se siente el adalid del arte, de repente va y roba el arte de otros; el imbécil se pone a usar frases de Arjona. Una vez me había respondido, porque no es la primera vez que lo hace, y siempre sale el idiota que dice: “es que si está en internet es para todos”.

¿Leíste alguna vez el libro Para leer al pato Donald?

No, pero lo tengo, es como cuando te compras Apocalípticos e integrados de Umberto Eco, que ya sabes pa’ donde va (risas). Me gustaría que alguien hiciera un libro que se llamara Para leer a Montt y resulta que es un Nazi de mierda. Yo crecí en una sociedad hiper machista, hiper violenta…

¿Santiago?

Latinoamérica, ¡bienvenida! (Risas de nuevo). Eso no quiere decir que sea eso, sino que me crié y estoy luchando. Hay que entender que los cambios como de las personas como de la sociedad son paulatinos… ¡Yo odio a Jodorowsky!

Escribiste en Twitter que en el futuro, así como todos estábamos viendo la serie de Luis Miguel, pronto harán una de Arjona.

¡Ah sí! Obvio. Dale unos 15 años y la vas a ver en Netflix. Todo mundo va a estar cantando “Señora de las cuatro décadas”. ¿Cómo caes en la tentación de no auto plagiarte? que es lo que hace Jodorowsky. Por ejemplo, lo que me gusta de Café Tacvba es que nunca se durmió en sus laureles. Hay que escuchar un disco como el Revés/Yo soy. No creo que nadie lo escuche entero y eso es una joya por el esfuerzo y espero que a mí no me pase eso de seguir “tocando la campanita” a menos que me paguen mucho.