/

#Proust – Lorenzo Meyer: “No tiene sentido arrepentirse, nada se remedia con ello”

Lorenzo Meyer es profesor-investigador emérito del Sistema Nacional de Investigadores y también de El Colegio de México. Sus libros constituyen un minucioso examen de la historia política mexicana de las últimas décadas. Aquí contesta el cuestionario Proust de La Zona Sucia

POR:
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
lorenzo meyer

Lorenzo Meyer (Ciudad de México, 24 de febrero de 1942) es profesor-investigador emérito del Sistema Nacional de Investigadores y también de El Colegio de México. Es doctor en relaciones internacionales egresado del Centro de Estudios Internacionales del Colmex y cuenta con estudios de posdoctorado en el Departamento de Ciencia Política de la Universidad de Chicago.

Publicó su primer libro, México y Estados Unidos en el conflicto petrolero, en 1968. Desde entonces a la fecha ha publicado 18 libros de su autoría y seis más como coautor. Entre los más recientes se encuentran Nuestra tragedia persistente y Distopía mexicana; éstos, junto con El poder vacío, constituyen un minucioso examen de la historia política mexicana de las últimas décadas.

¿Qué detalle de la vida cotidiana es lo que más te irrita?

El traslado de un sitio a otro de la ciudad en que vivo, la de México.

Por el contrario, ¿qué detalle de la vida cotidiana es el que te hace más feliz?

La convivencia con los semejantes a los que estimo.

¿Cuál es tu mejor momento del día?

Aquel en que le pongo punto final a un trabajo.

¿Cuál es tu mayor miedo?

Un accidente o un fracaso en mi círculo familiar inmediato.

¿Cuál consideras que es tu gran defecto?

Ese juicio se lo dejo a mis amigos y enemigos.

¿Qué es lo que más valoran de ti tus amigos?

No lo sé ni me interesa saberlo.

¿Qué cosa te desagrada más de la gente que te rodea?

Muestras de egoísmo, falta de empatía.

¿A qué persona viva y muerta admiras?

Son muchas.

¿Cuál es tu mayor extravagancia?

Que vivo en la ciudad, pero añoro el campo.

¿Cuál ha sido tu mayor mentira?

Son muchas.

¿Te asomas al espejo y qué ves?

El envejecimiento.

¿Cuál es la cualidad que más te gusta en un hombre?

Su honradez.

¿Y en una mujer?

Su honradez.

¿Cuál es tu color favorito?

Todos.

¿Qué foto tuya no colgarías en casa?

Las ridículas.

¿Qué palabras o frases usas con demasiada frecuencia?

No me he puesto a analizar mi discurso.

¿Cuál ha sido el momento más glorioso de tu vida?

¿Realmente glorioso? Ninguno.

¿Qué talento te gustaría tener?

El propio de un buen teórico del fenómeno social.

¿Qué cambiarías de ti?

La calidad de mi educación inicial.

¿Cuál ha sido tu mayor fracaso?

Son muchos los que pueden ocupar ese lugar.

¿Si pudieras reencarnar en una persona o cosa, ¿qué serías?

Me gustaría poder contar, en el inicio, el conocimiento y experiencia que sólo he logrado al final.

¿Qué lugar te gustaría conocer?

Uno ya inexistente: el pasado.

¿Cuál es tu posesión más preciada?

Lo que aún queda de la dignidad.

¿Qué es para ti lo más profundo de la miseria?

La humillación.

¿Cuál es tu ocupación preferida?

Leer y conversar.

¿Cuál es tu comida favorita?

Todas, pero bien elaboradas.

¿Cuál es la comida que más odias?

En principio, ninguna.

¿Quiénes son los escritores que admiras?

Son muchos y de diferentes géneros.

¿Con qué figura histórica te identificas más?

No me identifico con él, pero sí lo admiro: Mandela.

¿A qué personaje famoso te gustaría conocer y qué le dirías?

Los famosos tienden a ser, en el trato personal, insoportables.

¿De qué es lo que más te arrepientes?  

No tiene sentido arrepentirse, nada se remedia con ello.

¿Te gusta algún deporte? ¿A qué equipo le vas?

Me gustan los caballos, aunque en sí mismo, montar no es deporte.

¿Cómo te gustaría morir?

Rápido y sin darme cuenta.

¿Cuál considerarías que es tu lema?

Nunca me he puesto a pensar en eso.