/

#Proust – Alberto Salcedo Ramos: “No me gusta ser rehén del arrepentimiento”

Para el cronista Alberto Salcedo Ramos, ganador de los premios de periodismo Rey de España y Ortega y Gasset, una de las grandes preguntas que debe hacerse el periodista es “¿Cómo diablos contar una historia y no aburrir?”.

POR:
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
alberto salcedo ramos

Para el cronista Alberto Salcedo Ramos, ganador de los premios de periodismo Rey de España y Ortega y Gasset, una de las grandes preguntas que debe hacerse el periodista es “¿Cómo diablos contar una historia y no aburrir?”. El autor colombiano es una voz imprescindible en temas relacionados con la cultura poular latinoamericana. Entre sus libros publicados se encuentran: Los golpes de la esperanza (1994), De un hombre obligado a levantarse con el pie derecho y otras crónicas (1999), El oro y la oscuridad. La vida gloriosa y trágica de Kid Pambelé (2005), La eterna parranda. Crónicas (1997-2011), Los ángeles de Lupe Pintor (2015), Viaje al Macondo real y otras crónicas (2016), Boxeando con mis sombras (2018). La sencillez es un valor apreciable en la literatura y la pluma de Salcedo Ramos cumple este requisito de forma notable en sus historias a ras de suelo. 

¿Qué detalle de la vida cotidiana es lo que más te irrita?

Vivo en una ciudad con mucha congestión vehicular. Por mi trabajo, permanezco aislado, pero cuando me toca enfrentarme al embotellamiento suelo ponerme de mal genio.

Por el contrario, ¿qué detalle de la vida cotidiana es el que te hace más feliz?

El momento en que tomo el primer café del día.

¿Cuál es tu mejor momento del día?

El momento en que me despierto. Entonces recuerdo aquello de “amanece, que no es poco”. 

¿Cuál es tu mayor miedo?

A volverme rehén de una enfermedad incurable.

¿Cuál consideras que es tu gran defecto?

La impaciencia.

¿Qué es lo que más valoran de ti tus amigos?

Siempre tengo oídos y corazón para ellos, y ellos lo saben.

¿Qué cosa te desagrada más de la gente que te rodea?

Si hubiera algo que me desagradara de la gente que me rodea, no lo diría en público. 

¿A qué persona viva y muerta admiras?

Viva, a mi abuelita materna, y muerta, al escritor Arturo Alape. ¿Sabes por qué? Le enseñó a leer al portero de su edificio, que era analfabeto. Ese es un acto generoso y transformador.

¿Cuál es tu mayor extravagancia?

Me gustan los colores vivos y suelo usar ropas no aptas para daltónicos.

¿Cuál ha sido tu mayor mentira?

La puntita no más. 

¿Te asomas al espejo y qué ves?

Canas y ganas. Ganas de vivir.

¿Cuál es la cualidad que más te gusta en un hombre?

La capacidad de reírse de sí mismo y entenderse vulnerable. 

¿Y en una mujer?

Diría que lo mismo.

¿Cuál es tu color favorito?

El azul.

¿Qué foto tuya no colgarías en casa?

No colgaría ninguna foto mía.

¿Qué palabras o frases usas con demasiada frecuencia?  

No joda, eche, carajo. Con esas palabras crece uno en el Caribe colombiano. 

¿Cuál ha sido el momento más glorioso de tu vida?

He sido afortunado y vivo agradecido de eso. La gloria no me interesa y además no creo que me la merezca.

¿Qué talento te gustaría tener?

El del canto. Si hubiera podido cantar como Caetano Veloso jamás habría escrito.

¿Qué cambiarías de ti?

La impaciencia.

¿Cuál ha sido tu mayor fracaso?

Siento que me he esforzado menos de lo que debería y esa es una sensación de fracaso.

¿Si pudieras reencarnar en una persona o cosa, ¿qué serías?

No quisiera reencarnar en nada ni en nadie.

¿Qué lugar te gustaría conocer?

La África subsahariana. 

¿Cuál es tu posesión más preciada?

Mis discos y mis libros. 

¿Qué es para ti lo más profundo de la miseria?

Tener hijos pequeños y no saber cuándo podrás darles un bocado.

¿Cuál es tu ocupación preferida?

La de lector. Escribir es como ser padre: tienes que responder. Ser lector es como ser abuelo: placer sin responsabilidad.

¿Cuál es tu comida favorita?

Pargo rojo frito, tostones de plátano verde y ensalada de aguacate. 

¿Cuál es la comida que más odias?

El chucrut alemán me parece un adefesio, pero no llego al odio.

¿Quiénes son los escritores que admiras?

Entre otros, Hemingway, Joan Didion, Susan Orlean, Camus, Dostoievski, Borges, García Márquez, Rulfo, Virginia Woolf, Dorothy Parker, Talese, Capote, John Hersey, William Saroyan, Marguerite Yourcenar.

¿Cuál es tu banda, cantante o grupo musical preferido?

Billie Holiday y Nat King Cole.

¿Con qué figura histórica te identificas más?

Nunca me hecho esa pregunta. No sé qué decir. 

¿A qué personaje famoso te gustaría conocer y qué le dirías?

A Caetano Veloso. Le diría: cánteme una nomás, maestro. 

¿De qué es lo que más te arrepientes?   

No me gusta ser rehén del arrepentimiento. Lo que fue, fue.

¿Te gusta algún deporte? ¿A qué equipo le vas?

Me gustan mucho el béisbol, el boxeo y el fútbol. En béisbol sigo a los Cardenales de San Luis y en fútbol, al Junior de Barranquilla. En boxeo el que regaló más espectáculo se llamó Muhammad Alí.

¿Cuál es tu mayor adicción?

Internet.

¿Cómo te gustaría morir?

Dormido, sin darme cuenta, y ojalá viejito. 

¿Cuál considerarías que es tu lema?

Si no quieres que lo cuente, no me lo cuentes.