|

Caifanes, antes de que nos olviden

Muchos años después, frente a un público embelesado y feliz, Caifanes sigue al pie del cañón, con una voz mermada y un entusiasmo completo.

Por:


COMPARTE ESTA NOTA:
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Camisetas negras, un furor de voces coreando, pasión por una nostalgia que se debate entre el rock y el pop, señoras y señores que trajeron al niño a su primer concierto, ganas de que el tiempo no haya pasado desde los ochentas, emociones que remiten a escenas intransferibles, y guitarras más veloces que precisas. Eso fue, básicamente, el concierto de Caifanes de este sábado en el Auditorio Citibanamex.

“Hace unos años, Monterrey estaba de la chingada”, dice Saúl Hernández, y añade que “esta ciudad todavía tiene pedos y heridas, pero se mantiene en movimiento”.

Momentos más tarde, un Saúl Hernández con el pelo corto y pintado de negro se referirá a unos dioses ocultos, y miles de voces dudarán si serán ellos o serás tú. Así, poco a poco se irán acumulando las imágenes sobre el escenario, en la seguridad de que ni son insólitas ni son de Aurora.

El concierto de Caifanes, eficaz y pulcro, se extenderá a lo largo de más de dos horas, y pondrá a gritar a un público cercano a la tercera edad, que a su vez demostrará que Caifanes todavía puede vender siete mil boletos para una de sus noches.

Impactante para bien y para mal, el grupo Caifanes nos mostró a todos que la voz de Saúl Hernández ya no es lo que fue, y nunca volverá a serlo, pero también puso en claro que Alejandro Marcovich era realmente esencial y mucho más que un guitarrista para esta célebre agrupación. Su ausencia es lamentable, poderosa y significativa.

Otro factor de impacto en este concierto es el afán de politizar al rock mexicano, en el que Caifanes coincide hoy con Café Tacuba, y nos remite a la sombra de los 43, tanto como a la figura de los migrantes mexicanos, y a una libertad sexual que se sella con besos de hombre a hombre.

A todo eso habrán de sumarse las consignas de no más periodistas asesinados, no más estudiantes desaparecidos, y la convicción de que hoy “México te necesita”.

Muchos años después, frente a un público embelesado y feliz, Caifanes sigue al pie del cañón, con una voz mermada y un entusiasmo completo.