Varios Artistas – Cuántos años blues 1 y 2

cuantos años blues


Discos y Cintas Denver
México
2020


Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Ha mucho la rueda del rock gira y aunque hay quienes quieren verla gastada, vieja e inservible, lo cierto es que gran parte de ello se debe a como su historia se soslaya con frecuencia… o francamente se desconoce. Si eso pasa al rock, ¿qué le sucede al blues?, ¿qué pasa con él en México?, ¿quién lo practica, dónde? Si al rock se le quiere ver muerto, a uno de sus padres, ¿cómo considerarlo?

Hay muchas preguntas y pocas respuestas, pero lo cierto es que, como otras manifestaciones sonoras, el blues dista mucho de estar muerto. Cierto, las farolas no alcanzan a iluminarlo —en este país, reitero—, pero a éste no le interesa eso: vive a su modo y siempre al límite.

Contra lo que pudiera creerse, el blues ha sobrepasado el siglo, pero dista mucho de apestar chistoso como diría Frank Zappa, y en nuestro país la Asociación Mexicana de Blues, Arte Musical, A.C. (AMBLUES) ha hecho lo posible porque el blues se mantenga vivo y hasta el momento ha logrado publicar tres libros y varios acoplados.

El más reciente de ellos es Cuántos años blues volumen 1 y 2, que recoge el trabajo de una decena de bandas con un total de 30 temas en donde el género aflora. Sí, bues, ¿pero cuál? Aunque no se trata de hacer una declaración de principios, este par de álbumes funcionan como tal porque no es blues puro, ni puro blues.

Un ejemplo sería “Sueño americano”, tema del cuarteto zacatecano Castalia, ahora asentado en el Estado de México, que se construye inicialmente sobre el tango “La cumparsita” para luego llegar a un bajo que marca una cadencia cercana al reggae y finalmente decantarse en un solo de guitarra a medio camino entre el blues y el rock, mientras la letra habla de la inmigración.

Posiblues es otro cuarteto, pero ahora de Dolores Hidalgo, Guanajuato, que hace un blues más tradicional. Lector, ¿se puede hacer blues tradicional en México? Otra pregunta, ¿cuántos lugares existirán en Dolores Hidalgo, Guanajuato, para tocar blues?, ¿cuántos grupos de blues hay en esa localidad, con cuántos de ellos se relaciona Posiblues?

Decía, las preguntas son muchas, las respuestas pocas. San Luis Blues e invitados acometen “Vampiro blues” de manera lenta, relajada y luego nos llevarán por algunos de los vericuetos del género en “Mudanza” y “Mentiras”, mientras Tenconten Blues Band en “La vida es como un tren” nos dice, con un ritmo que recuerda el vaivén de ese medio de transporte, que en la vida “tú decides el destino y cómo llegar”.

En este apretado desfile, porque tres canciones por grupo al final resultan insuficientes, desfilan Castalia, Posiblues, Tenconten Blues Band, San Luis Blues, Reni’s Blues Band, Follaje, Himber Ocampo Band, Diableros Blues Band, Paco y Gente con Blues y cierra la Stormy Monday Blues Band.

Músicos de trayectoria se juntan con jóvenes, de la mezcla de experiencias surgen este ramillete de composiciones de temática diversa desde acercamientos  cotidianos, estados de ánimo (“De soledad”), hasta la vida con los gadgets tecnológicos (“El whatsapp”), sin olvidar el lenguaje pícaro (“Qué buenos chicharrones”, “Doctora”).

¿Blues de Chicago, blues rock? Cuántos años blues volumen 1 y 2 habla de un trayecto, de peripecias. Es una música que está construida sobre los canónes, pero que también abreva de  corrientes más recientes, pero que finalmente tienen en la música negra su simiente.

Aquí hay voces ásperas, no bonitas ni educadas, pero expresivas; abundan los solos de guitarra y con más de uno habrá que viajar hasta donde la imaginación lo permita. Las armónicas no faltan. En suma, están los elementos esenciales del blues, pero no se muestran como si se tratara de un museo, sino como lo que son: un elemento vivo de la cultura popular de este país.