reyes magos

Queridos Reyes Magos…

No sé si me he portado bien, no obstante, me veo en la necesidad de escribirles esta carta para pedirles algunos obsequios, todos ellos relacionados con el rock mexicano.

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

OPINIÓN

No sé si me he portado bien, no obstante, me veo en la necesidad de escribirles esta carta para pedirles algunos obsequios, todos ellos relacionados con el rock mexicano.

¿Qué es el rock mexicano? Lo siento, esta es una misiva, no un tratado. Las dudas las podremos despejar en otro momento, si así lo desean. Comienzo.

1 Humildad

No sé si ya les informaron, pero ahora vivimos en la época de las redes sociales y al Himno Nacional Mexicano le cambiaron la letra. Allí donde antes decía: “Un soldado en cada hijo te dio…”, ahora se lee: “La tecnología un especialista en cada hijo te dio”.  Traduzco. Si bien todos tenemos derecho a opinar, no es lo mismo la opinión del enterado que la del fan casual. Por favor, a éstos les pido les envíen humildad: que aprendamos a abrir la boca cuando de verdad tengamos algo que decir y no que lo hagamos porque tenemos una plataforma para hacerlo. Que las herramientas disponibles permitan que cualquiera pueda hacer un video, escribir un blog, montar una página… no significa que todos tengan algo qué decir al respecto. Si pueden, háganlo extensivo a los intelectuales de este país, esos que creen que deben opinar de todo, desde la taenia solium, hasta el estado del fútbol mexicano, sin olvidar el narco, la violencia, la economía, etcétera.

2 Responsabilidad

No meterse en la vida del prójimo es, creo, uno de los mandamientos. Si no lo es, les ruego me disculpen. Cada quien es libre de hacer sus canciones del tema que desee, no soy quién para exigir lo contrario; sin embargo, Melchor (y te digo a ti porque te ves muy sensato), estaría bueno que recordaras a los músicos y a nosotros los periodistas, que tenemos una responsabilidad frente a quienes nos escuchan, frente a quienes nos leen. Pueden hacer sus canciones de amor, del pastel de carne, de las nubes, pero recuérdales que hay quienes los toman más en serio de lo que ellos se toman a sí mismos, así que lo que hagan lo lleven a cabo de manera consciente, a sabiendas de que algunos de sus escuchas confían más en ellos que en sus padres o en el sacerdote de su parroquia. Del lado de los periodistas y editores, diles, si encuentras la manera, que hay una palabra que se llama rigor y que ésta debería ser su sanctasanctórum. Que hagan su trabajo y, por ejemplo, no se limiten a sus listas justificadas con dos o tres líneas (por otra parte, pedorras.) Las únicas listas verdaderamente imprescindibles son las del super.

3 Apoyo

A ver Gaspar, no tengo el gusto, pero tal vez encuentres la forma de decirle a los pseudoentusiastas del rock nacional que esta palabra (apoyo) equivale a compromiso. ¿Cómo te explico?  Estamos un poco hartos de los advenedizos, esos que llegan enjundiosamente a meter la mano en una escena que no conocen, pero de la cual creen traer la llave mágica. Llegan, la revuelven (en realidad la desmadran) y se van. ¿Alguna vez has invitado a tus amigos a casa? Seguro te ha pasado, no falta un colado y ese es el que más desorden arma (no traen nada para cooperar, beben y comen de más, tocan todo, hablan sin saber y cuando nadie les ha preguntado) y cuando llega la hora de levantar nunca se aparecen o si hay que pagar la cuenta nunca cargan dinero. Haz de cuenta, igual. No seas mala onda, de esos bichos: Líbranos. Que paguen la entrada a los conciertos, que compren la merchandise de las bandas sin regatear, que recuerden que ser músico no es ser buena ondita, que detrás de ello hay estudios y que, como todo ser humano, necesitan pagar sus cuentas, alimentarse, comprar instrumentos, repararlos, etc. Recuérdales: Que consuman gratuitamente la música, no quiere decir que hacerla no tenga costo alguno. Si se pueden comprar unas caguamas, unos cigarros y hartarse de birria para cúrarsela, no veo porque no puedan pagar por un disco, una cinta, una playera o una entrada a un antro. Otra recordadita: Diles que la frase “apoya tu escena local” es neta, no una pose. Lo que dejen de darle a Depeche Mode, Pearl Jam o Rammstein no les hará mella y sí que le hace falta a las bandas locales. Pítales esa bonita imagen: Chingo de conciertos internacionales a los cuales no podrán asistir por los precios prohibitivos y ningún antro con bandas originales porque nadie las apoyó en su momento.

4 Iluminación

Sí, ya sé que son tres regalos, que éste cuente como un bonus track. Esta va para los tres. Háblenle al oído a Dios, supongo que les hará caso por estar cerca de él. Bueno, que la banda, lo que sea que eso signifique, comprenda que el rock, no sólo el de este país sino de todo el mundo, no es una carrera (de caballos decía Miguel Ríos) ni una confrontación. El rock, como los panes, se ha multiplicado y no hay necesidad de confrontarse entre las diferentes subculturas. Recuérdenles otra vez: hubo un tiempo en que esta nación era única, que haya venido alguien a dividirla ha sido meramente con intereses mercantiles, así que logren que se mantenga el respeto y no se acuse en vano. Mira que cuando empiezan con su cantaleta: esto no es rock, esto sí, es que no, es pop, me recuerdan el significado de la ignorancia y a la Torre de Babel. Blandengues y poperos han sido en algún momento los Stones, The Beatles, The Clash, Nirvana, Metallica, etc., etc. (pongan a cualquiera, funciona) y no por ello han dejado de ser rockeros, por poner un ejemplo.

5 Maldición

Este es un regalo para los amigos, así que vale. No está bien pedir dañar a los otros, pero no estaría mal que a todos aquellos que matan cada tercer día al rock les mandaran un rayo. Cerquita, nada más para que se apaniquen. ¿Por qué? Pues no entienden que si algo no es tendencia o no está en la punta del mainstream, no significa que no exista o que haya muerto. Son ciclos de vida únicamente. Así que el rayo, además de darles miedo, tal vez les dé un poco de luz. Además, si el rock estuviera muerto a ellos qué. No nos interesa su opinión, nada más que su trinar es molesto. ¿Me explico, verdad?


¿Que ven difícil satisfacer mi carta? Para eso son magos qué no. Y eso que me limité, les digo que esto del rock nacional es complejo. Sí, otro día les cuento más, pero dejan al camello, al elefante y al caballo encargados porque no caben en el depa y afuera se los pueden llevar los de un circo.

Les dejó unas chelas para el camino de regreso.

Gracias

David Cortés