“El Cerebro de Donovan”, ciencia loca de los cincuenta

Hay días que uno ya no se sorprende con nada y piensa que ya lo vio todo. Pero de repente aparecen cosas como El cerebro de Donovan.


Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Dudes, hay días que uno ya no se sorprende con nada, el cine ofrece un montón de cosas para todos los gustos y como ya les he dicho, uno piensa que ya lo vio todo y nel. Hace apenas unos días descubrí esta obra del cine B y la ciencia ficción: El cerebro de Donovan (Felix E. Feist, 1953).

Resulta, -sí, así como inician los relatos de los trovadores-, resulta que el Doctor Patrick Cory, junto con su esposa y un colega, el Doctor Schartt, investigan la supervivencia de los cerebros fuera del cuerpo humano, cuando les avisan que tienen que ayudar en un accidente de aviación donde el multimillonario Donovan quedó muy mal. Cory, como buen ocioso y oportunista, al ver que no podían hacer nada para salvarle la vida, decide extraerle el cerebro y mantenerlo con vida artificialmente. Obviamente todo va chingón y el experimento parece un éxito, pero lo que no sabían los bata blanca es que el cerebro iría adueñándose de la voluntad del Doctor de manera telepática y así controla su vida.

Este es un pequeño filme de ciencia ficción, tal vez de las películas menos apreciadas, y a pesar de ello es tremendamente entretenida. El director Felix E. Feist adaptó la novela de Curt Siodmak, realizando un thriller en el que la narración de lo que le va sucediendo al protagonista con el cerebro de Donovan atrapa completamente. Siendo sincero, me cautivó mucho a pesar de no ser una gran historia. Todo el tiempo uno se siente interesado por lo que le puede suceder al Doctor Cory mientras es controlado por el cerebro. ¿Recuerdan a Krang? El villano de las Tortugas Ninja que vivía dentro de un robot. Algo así. Pero sin robot.

Bien, la idea llevó a realizar tres versiones, ésta, una de George Sherman titulada La mujer y el monstruo (1944) y Venganza de Freddie Francis en 1962, siendo tal vez la más conocida la que les traje hoy. Posteriormente El cerebro de Donovan también seria parodiada en la película de Steve Martin El hombre con dos cerebros (1983).

Con esta mezcla de Doctor Frankenstein y Doctor Jeckyll y Mister Hyde, vemos cómo el protagonista, dentro de su interés por intentar mantener un cerebro con vida, es dominado y adopta las actitudes, comportamientos y gestos de la persona a quién pertenecía el cerebro. En pocas palabras, se transforma en Donovan. Así el Doctor va cambiando de actitud por momentos y termina por ser y realizar las tareas que quiere el fallecido.

Es una buena película de estilo policial en el que tal vez falla un poco el guión respecto a lo que quiere hacer el cerebro de Donovan. Y con el poco interés que pone el director en aclararlo, pueden perderse un poco los diálogos del Doctor. E incluso los diálogos iniciales del Doctor con su esposa (Nancy Davis) resultan algo malos.  A pesar de esto, debo resaltar que el director no utiliza ningún efecto especial para la película y se centra totalmente en la historia, que la sustenta una buena interpretación del actor principal, Lew Ayres, cambiando de registro al transformarse en el malvado Donovan.

Hay que darle una oportunidad y seguramente no los defraudará, tiene un buen ritmo y una idea suficientemente original como para que nos atrape de principio a fin. Pidan una pizza y papas fritas, vale mucho la pena conocer esta obra.

Best

Como curiosidad decir que la actriz que interpreta a Janice Cory, la mujer del Doctor, es Nancy Davis, quién en 1952 se casó con el entonces presidente del sindicato de actores y también actor Ronald Reagan. Desde entonces se la conocería como Nancy Reagan, la que sería Primera Dama de EEUU en 1981.