Cinema yonke

“Kansas City Confidential”, cine de puro caos y violencia

Esta película de 1952 es probablente la mejor obra del director Phil Karlson, uno de esos nombres menores en la historia del cine que merecen una mención por algunas de las películas de género negro que filmó en los años cincuenta.

POR:
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Dudes, estoy de vuelta para iniciar el doble veinte junto a ustedes, espero poder traerles mejores recomendaciones del cine verdaderamente alternativo. Venga pues. Hoy les voy a contar de una obra llamada en español El cuarto hombre. Jajaja ya sé, pero no hagan caso, es una historia que podría estarse realizando en este momento, en un mundo caótico e injusto donde la única solución para compensar esos errores es vengarse actuando al margen de la ley. A diferencia del estilo más barroco y estilizado del cine negro clásico de los cuarenta, hubo quienes plantearon un género más realista, crudo y extremadamente violento.

Kansas City Confidential (1952) es probablente la mejor obra del director Phil Karlson, uno de esos nombres menores en la historia del cine que merecen una mención por algunas de las películas de género negro que filmó en los años cincuenta. Dudes, este man no se andaba con rodeos y para esta cinta expuso un argumento claro y conciso, que además le explota en la cara al espectador una dosis de ultra violencia más que digna para la época.

Empecemos con Joe, el protagonista, un ex-convicto acusado de un robo bancario del que es inocente, pero casual, la acusación le trae desempleo y chingos de ansiedad. Amigos, recuerden que el ocio trae consigo la toma de decisiones pendejas, en el caso de Joe lo lleva a buscar a los responsables de dicho atraco. Pero no será tarea fácil: el atraco fue planificado minuciosamente por alguien que contrató a tres criminales y les obligó a efectuar el robo con una máscara puesta en todo momento, de forma que al acabar no conocen la identidad ni de la persona que los reclutó ni de sus compañeros, evitando así posibles traiciones. Joe, sin embargo encuentra una pista que le lleva a un pequeño hotel mexicano (ja, es neta) donde van a repartirse el botín. Por si esto fuera poco, el mero jefe del mal es un ex-sargento que quiere vengarse de la policía por haber sido corrido injustamente. 

La tensión se nota en cada plano. En ese sentido la visión del género que tenía Karlson encaja con la evolución que éste fue sufriendo a lo largo de los años adaptándose a los nuevos tiempos. Cuanto más permisivo se volvía Hollywood a la hora de mostrar el mundo criminal, menos se necesitaba el estilo del cine negro, que bajo sus sombras escondía un submundo de puro caos y violencia. 

Total, uno de los atractivos principales de esta cinta es la sólida premisa; se basa en una doble venganza que entra en conflicto: la del ex-convicto que quiere vengarse de quién le ha vuelto a hacer caer en cana, y la del ex-policía, amargado hasta la madre por haber sido despedido. Ambos son antagonistas, aunque paradójicamente son víctimas de las injusticias de la ley.  Hey, pero también hay cosas buenas: Aunque la usual historia de amor entre Joe y Helen puede parecer el típico relleno innecesario, tiene su justificación, ya que crea un nuevo punto de enlace entre los dos antagonistas: el amor que sienten los dos hacia Helen y su insistencia en que ella no se vea involucrada en sus asuntos turbios (¿vieron Billions?).

La película tiene ese punto de crudeza característico de Phil Karlson, quien en Scandal Sheet (1952) proponía de protagonista a un reportero que se hacía pasar por policía para conseguir declaraciones de una mujer que ha presenciado un crimen, o en The Phenix City Story (1955) mostraba el asesinato de una niña inocente por parte de la mafia. Todas estas piezas, que pueden ver en YouTube, acompáñenla con pizza y cervezas. Es una obra simple pero bien realizada, con personajes abocados a una situación límite y una dosis de violencia bastante cruda para la época. 

Best

En el tiroteo final Tim le reconoce a Joe que le agrada por ser una persona inocente que se metió en toda la trama criminal, peeeero, como sea, intenta matarlo.