manuel suárez

“Me estoy enfrentando a una manera nueva de hacer mi música”: Manuel Suárez

El líder de las bandas Guillotina y Motor estrena trabajo solista acompañado sólo por su guitarra. En entrevista dice que “Llorar” es la canción más triste que ha escrito en su vida.

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Manuel Suárez ha dejado una estela en su paso por el rock mexicano, luego de más de 25 años de trayectoria. Quien fuera líder de las bandas Guillotina y Motor, decide transformarse y llevar hasta las últimas consecuencias su proyecto solista. Ahora está listo para trazarse su camino acompañado de guitarra acústica y su voz. Sin máscaras.

Esta nueva etapa comenzó hace algunos años, cuando Manuel montó un par de shows acústicos y quedó satisfecho con la experiencia. Fue un proceso complicado, sin embargo; la idea de volver a componer lo animó y grabó un par de demos que luego se fueron transformando en un disco.

Este material, que llevará por título 2020 y verá la luz en marzo bajo el sello Intolerancia, está cobijado por el primer sencillo, “Llorar”, con el que debuta como solista. El disco estará conformada por canciones nuevas, algunas de Guillotina y de Motor, y su propia versión de “My My, Hey Hey (Out of the Blue)”, de Neil Young, traducida bajo el título “De la nada”.

Después de varios años de estar en la escena musical, desempacas este proyecto en solista…

Bueno, es un cambio de formato. Aproveché que Motor estaba en un break desde hace un año, y ahí sigue, pero después de un concierto que di en el Foro del Tejedor, que había sido un acústico de Guillotina, como que se había quedado el gusanito de querer hacer algo acústico. Durante un tiempo pensé que serían canciones de Guillotina y una que otra de Motor, pero luego pensé que quizá vendría algo nuevo e hice una canción. Luego salió otra e iban saliendo, de repente ya tenía siete canciones nuevas y decidí que la parte de Guillotina sería mínima, entonces fueron dos canciones de Guillotina y una de Motor, el cover de Neil Young que fue la que me animó a grabarlo, buscar hacer algo acústico, y decir: ¡sí se puede hacer algo con guitarra acústica! Y las otras canciones son totalmente compuestas para este disco.

Es una nueva faceta, sin duda para Manuel Suárez

Sí, en definitiva. Se siente raro, pero está chido

¿Qué lograste reencontrar en esta nueva etapa? Que no la buscaste, y sin embargo llegó.

Pues, no creo reencontrar, sino que descubrí muchas cosas. Ha sido un proceso de mucha exploración y de mucha introspección, de retos nuevos, que era el componer, grabar, mezclar, interpretar; el estar solo sin acompañamientos, poder tomar decisiones y discutir conmigo. El reto era para ver si lo podía hacer. Me costó mucho trabajo, pero creo que lo logré.

¿Qué es lo más complicado ahora que tu voz y la guitarra, son los únicos que te acompañan?

Me he tenido que ir acostumbrando, créeme no es nada fácil. Todavía los nervios existen y estoy viendo cómo funciona esto de estar solo.

¿Qué crees que se avecina con este disco? Ahora eres tú, ya no está Guillotina o Motor detrás.

Me estoy enfrentando a una manera nueva de hacer mi música. El paso a estar en las plataformas digitales lo estaré dando con este disco, ni siquiera hace tres discos con Motor. Aquí la parte física la pensé y la planeé para vinil, pero me queda claro que la parte de marketing tiene que ver más con medios digitales.

Para este disco navegaste por el viejo rock, recurriste a grandes de la guitarra como Neil Young, Bob Dylan, Johnny Cash, ¿fueron además pilares en tu formación musical?

No todos, eh. Bueno Bob Dylan sí, yo creo que fue el primer concierto que fui en mi vida, a los 14 años, y fue impresionante. Además casualmente esa gira la hizo con Tom Petty and the Heartbreakers; y ahora que ya falleció Tom Petty me siento afortunado de haberlo visto esa gira. Primero salía Petty, luego salía Bob Dylan con guitarra acústica fue algo increíble. Ellos dos ya estaban en mi radar desde hace mucho tiempo y fue de las primeras cosas a las que recurrí. Johnny Cash es algo más nuevo, porque había escuchado cosas de él, pero del lado más country y de la parte de los últimos años que hizo con Rick Rubín. Pero sí, parte de la idea de hacer este disco acústico era recurrir a muchas cosas de mi pasado. Hay grandes rolas del rock and roll que son acústicas.

Con “Llorar”, le diste otro tono y otro sentido, a diferencia de lo que hemos venido escuchando de tus anteriores proyectos.

Seguro es la canción más triste que he escrito en mi vida, no me queda duda (risas). Son de esas canciones que salen en un día, salió de un riff y dije: “está padre”. Empecé con el coro e hice las parte de guitarra, fue muy natural todo. Grabé el demo y me gustó como había quedado. Luego la quise vestir, tiene un piano, sonido de violones y flauta. Todos hemos perdido algo que no hemos podido recuperar. En sí este disco es como soy, tal cual, sin máscaras.

Me estoy adelantando, pero ¿esto te motivaría a hacer un segundo disco?

Estoy muy contento con este y con la opinión del público, y lo que ha generado hasta el momento este sencillo. Ya veremos. Por ahora quiero tocar en vivo, y si veo que se está recibiendo bien, seguramente haré algo más adelante.

¿Cómo fue tu proceso de composición? Este es un álbum más orgánico…

Bueno sí, fue un proceso más orgánico como mencionas, las rolas iban fluyendo. El resultado también creo es más orgánico porque era la idea de lo que quería, de lo que sentía, el disco lo grabé tres veces, ¡y es cierto! Lo grabé una vez y no me gustó. Va pa’ tras. Lo grabé otra vez, lo esuché y dije: no es lo que estaba pensando. Ahora sí que la tercera es la vencida (risas). Cuando realmente salió quizá haya sido por complaciente o por ser muy estricto, porque claro, esperas un resultado.

La conciencia no te traicionó en ningún momento ¿o sí?

No, para nada. Sabía que iba por buen camino. Porque con quien lidias es con tus propios demonios, de verdad no fue un proceso fácil.

Disco 2020, ¿Muy cabalistico no?

¡Sí, demasiado! Pero tiene que ver más con el año con el que sale, con que es un nuevo comienzo de mi vida. Es una nueva década, una nueva era, nueva faceta. Mi fecha de mi nacimiento está llena de números dos. Nací el 22 del 02. Ahí hay un rollo con los ceros y los dos.

Después de este proyecto solista, ¿qué le hace falta a Manuel Suárez?

¡Uf, qué complicado! Esas son de las preguntas que nunca sé qué responder (risas). Bueno, soy alguien que siempre está buscando nuevas cosas y maneras de expresar. Me siento con la obligación con la música de decir cosas que pienso. Y más que crea que me haga falta o lo necesite, que sea un disco que le llegue a mucha gente, que el público se apropie de esas rolas. Y lo que espero es hacer mejores discos cada vez.

¿Cuándo tendremos el segundo sencillo?

La segunda semana de marzo estará el segundo sencillo que es “Vieja Canción”. Esta será la antesala para la salida del álbum 2020 que está previsto que salga en marzo. Es un álbum que recurrirás a las plataformas digitales y estará de igual forma en distintos formatos, vinil y CD. También en un par de semanas sale el vídeo de “Llorar”, que ya está grabado.