immasoul

#Reflector – Immasoul

La propuesta artística de Immasoul apunta a sonidos del caribe, a la playa de su natal Bacalar y a Cancún. Ritmos de celebración con espíritu tropical, en una oda al amor y la atracción. Conversamos con ella para conocer más de su trayectoria.

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Immasoul es una cantante y compositora nacida en Quintana Roo. En su familia siempre estuvieron presentes los ritmos afro-caribeños, y ahí encontró su pasión por la música. Luego desarrolló su gusto por R&B, el soul y el hip hop, influencias que se apoderaron de la joven cantante, que optó por fusionar ritmos.

Su sonido vocal viene acompañado de un compromiso con el empoderamiento personal, los derechos de las mujeres y la equidad de género. Editó en 2016 su primer EP, Sur, música soul con tintes de hip hop y R&B con letras en inglés y español. Ahora presenta su single “Quédate”, una fusión de sonidos con dancehall y R&B para alegrar el alma.

La propuesta artística de Immasoul apunta a sonidos del caribe, a la playa de su natal Bacalar y a Cancún. Ritmos de celebración con espíritu tropical, en una oda al amor y la atracción. Conversamos con ella para conocer más de su trayectoria.

¿De dónde vienen tus raíces afro-caribeñas?

Son afro-caribeñas porque mis abuelos son beliceños. Entonces, crecí con esa música permeada de esa cultura, yo y mucha gente de que es de por aquí. Soy del sur del país, y de la frontera con Belice.

Siempre ha estado presentes los ritmos afro-caribeños, desde el seno familiar, ¿es cierto?

Siempre, siempre. A la gente le gusta mucho bailar, es parte de lo que la gente hace como actividad, y es como lo que define un poco a la población y lo que les gusta. Siento que no podría decir más que con la música, ya que la razón de escuchar es para bailar, no tanto lo que se dice. Ellos sólo quieren bailar, mover el cuerpo, el ritmo. Pero está padre que sea así.

Has logrado un desarrollo en tu música, con influencias de R&B, soul y hip hop. Esto viene mucho tiempo atrás, desde tu infancia…

Sí, yo siempre fui un animalito musical en mi familia. Siempre fui la musical, muy inquieta. Me da risa que luego leo entrevistas de otros artistas y me da risa que todos tienen las cosas más sencillas del mundo en común, porque la mayoría fueron inquietos y de mente curiosa. Entonces, siempre supe que tenía una curiosidad enorme por la música, y por hacer reír a mis hermanas. Me encantaba bailar, siempre fue para mí el ritmo y la música lo que dictó la manera que me fui desenvolviendo como mujer. Entonces sí, la he tenido presente toda mi vida como mi común denominador.

¿De dónde viene esa necesidad de escribir, de la literatura o qué es lo que te inspira?

Tengo un papá que nos puso a leer mucho y hoy lo agradezco. Recuerdo que no me gustaba tanto como mis clases de piano a los cuatro años, pero creo que es algo que al final me ayudó a entender la maneras en la que yo puedo usar la palabra. Para mí fue importante poder hablar de cosas, de lo que pasaba en mi entorno. En mi proceso de crecimiento musical tuve la fortuna de componer con otros músicos, y que las primeras canciones que he trabajado con otros compositores han sido las últimas tres que he sacado. Es curioso, porque al principio sentía que necesitaba ayuda para aterrizar este proyecto, sentía una cierta desilusión de no poderlo hacerlo yo misma. Ahora me doy cuenta que no se puede hacer todo sola, y que trabajar en conjunto es gratificante. Te sirve para ver aspectos que no veías, que yo pensaba eran banales.

¿Qué hay detrás del diálogo de las canciones de Immasoul, tiene que ver con el empoderamiento, el derecho a la mujer y la equidad de género?

Pues, más bien siento que al final las canciones te invitan a ser más arrebatado de emociones. Creo que en mi caso fue difícil identificarse con eso. Muchos me dicen que les gusta “Noches”, porque es la historia de alguien que no puede salir de su zona de confort, de esa adicción a las relaciones tóxicas. En “Noches” ella es una mujer muy empoderada y puede decir basta, y a la gente le gustó mucho. “Dejarte ir” habla también de la relación contigo misma, por eso las campañas que he hecho con Nike se puede decir que trabajo en pro del derecho a la mujer y el empoderamiento.

¿Cómo ha sido protagonizar en esta lucha de igualdad en la cual has sido imagen de varias marcas?

Sientes que la gente no te escucha, que quizá no le está impactando la vida de alguien más, y al final cuando sucede es grato. Cuando ves que se transforma en algo más, para mí fue bastante impactante la experiencia.

¿Cómo ves el empoderamiento de la mujer en la escena musical actual?

Yo creo que están rompiéndola, que hay proyectos increíbles, hay mujeres fregonas. Muchas de nosotras nos hemos unido para trabajar en conjunto y tratar de evitar justo eso, las comparativas y todo a lo que estamos expuestos. Hay amigas con las que estoy unida, ahora creamos esto que se llama Energía Nuclear, que es un grupo que se volvió más que un solo grupo de Whatsapp. Esto también me llevó a involucrarme un poco con el activismo. No puedo estar en todo porque estoy en Bacalar y yo desde acá hago lo mío, pero cada que estoy en la capital trato de formar parte y manifestarme con ellas, y siento una unión que quizá no hubo antes.

¿Qué  ha pasado desde la salida de tu EP Sur, que cantas en inglés y español?

Ese fue mi primer EP, estaba más chica, tenía 16. Pasaron muchas cosas (risas) estuve en las campañas de Nike e Invictus, siento que desde que salió ese EP hasta ahora, que soy una mujer con más confianza, más madura y con los pies en la tierra, con cuatro pies en vez de dos (risas). Ya viví un poco la amargura de sentir el proceso de hacer música, a la parte linda de cuando los sueños se hacen realidad. No sé qué pueda hacer después, pero de momento estoy contenta y orgullosa.

Anteriormente nos presentaste “Encuentro”, ahora  “Quédate”, son canciones introspectivas, ¿en esa línea irá encaminado las demás canciones que incluirá el disco?

Creo que hay diferentes cosas, habrá canciones que nadie se podrá esperar, aunque sí todas son muy R&B. Tiene ese toque de Adrián Be, Phynx que han trabajado con Girl Ultra, y tienen mucha experiencia en el sonido. Es diferente porque cuando trabajas con otro artista lo hace suyo, las canciones que vienen no todas son romance. Ha sido un trabajo colectivo entre cuatro personas. Salió “Noches”, y después “Dejarte ir” en enero, y “Quédate” salió hace quince días, entonces la idea es ir sacando música todo este año.  

Este nuevo disco, ¿será  un homenaje a la feminidad?

Pues si lo quieres ver así es muy lindo, eh. Es la primera vez que me han dicho algo así, y creo que sí, es como un homenaje a la feminidad, porque la verdad es ahora cuando tengo esa relación conmigo misma súper aterrizada. Y sí, hasta ya lo voy a empezar a describir así, ¿eh? Me has dado todo el contexto de cómo podría verse (risa).

“Quédate” es un tema tropical y fresco, define muy bien el momento de tu carrera

Pues, “Quédate” es la única que es fresca y tropical por ahora, es muy celebratoria. Se decidió este tema más alegre por el momento que estamos viviendo y que está poniendo a prueba la valentía de todos. Si tuviste que dar un adiós hay que darlo con la mejor manera, y si estás en casa, capaz hay que replantearte cosas y tratar de verle el lado bueno. No siempre es fácil, pero por eso me gusta mucho “Quédate”.

Estás encaminada a editar tu primer LP

Pues, son varias canciones las que compusimos, no sé  si será un disco, honestamente, o si iremos sacando puros sencillos. Quizá a fin de año les damos la sorpresa de que es un disco. En eso estamos, ya iremos viendo, porque mis compañeros están en Monterrey y yo en Cancún. Estamos lejos, pero estamos tratando de que las cosas se den de la mejor manera.