Cinema yonke

My Name is Julia Ross: única, especial, rara e ignorada

Joseph H. Lewis es uno de esos directores poco conocidos a pesar de su gran talento, terminó refugiado en la televisión luego de dedicarle al menos un par de décadas al serie B.

POR:
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
my name is julia ross

Joseph H. Lewis es uno de esos directores poco conocidos a pesar de su gran talento, terminó refugiado en la televisión luego de dedicarle al menos un par de décadas al serie B. Bien, una de las piezas clave de su obra es My Name is Julia Ross (1945).

Esta cinta narra la historia de Julia, una mujer desempleada que vive prácticamente en la miseria así que acepta un trabajo de secretaria para una señora adinerada que enseguida se vuelve su protectora y hasta le da asilo en su casa. Al día siguiente, Julia despierta confundida, todas las personas la tratan como si se tratara de alguien más, y por si faltara algo, como si fuera otra persona, enferma y loca. Una especie de Carmen Campuzano sin perico. Todo parece una pesadilla.

Lewis desarrolla en apenas 65 minutos un relato de suspenso extraordinario a pesar de algunas cosas completamente inverosímiles como la tristísima historia de amor entre un hombre que está por casarse y la protagonista, que bien, nos sirve nada más para que el filme tenga un arranque (muy tropezado) y por supuesto para darle un final, pero vale madre, ni ayuda ni estorba.

My Name is Julia Ross es, técnicamente, fabulosa, realmente Lewis la lleva sin tanto truco ni estridencias, con movimientos de cámara sutiles con los que consigue escenas fenomenales. Pero se guarda lo mejor para la parte central de la película. Amigos, amigas, amigxs, es un filme breve así que no pierdan detalles, como ya les dije, quizás en su inicio se nota la incomodidad tras la cámara.

Nina Foch, la actriz que le dio vida Julia, es una leyenda que justamente inició su carrera protagonizando películas serie B y terminó en la televisión donde trabajó hasta sus 84 años, pues murió en 2008. Lo cierto es que en esta cinta la actriz estaba muy inexpresiva por mucho que se le diera por gritar en los momentos más terroríficos, algo que está muy por encima del trabajo de la actriz, cuyo personaje es lo que menos interesa. A su lado, hay algunos actores que hacen que las cosas cambien, Dame May Whitty y George Macready, por ejemplo, como los malos de la película, literal, y en el caso del segundo, componiendo un personaje realmente temible con una personalidad realmente curiosa. Por ningún motivo se pierdan la escena final de este… Chingadamadre, no se pierdan nada de esta cinta, mejor.

Van a pasar un rato más que agradable, preparen el maridaje de siempre y descubran a Lewis. Por ahí la van a encontrar en YouTube, la semana pasada me escribieron para preguntarme dónde ver tanta chingadera, así que ahí les va el dato, pues. Diviértanse.

Best

El glorioso “The End”, ¿ustedes no extrañan los “The End”? Neta, no tienen corazón.