Cambiar la ciudad es posible

Lucero Montes García y Heriberto García han demostrado plenamente en el Barrio del Nejayote en Monterrey que cambiar la ciudad es posible.


Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Lucero Montes García y Heriberto García han demostrado plenamente que cambiar la ciudad es posible.

Y no lo han hecho a base de promesas ni de rollos ni con discursos o acciones de tipo performance.

Lo han hecho con las manos, con pedazos de mosaico, con yeso y con cemento porque las calles son algo sólido, y por lo tanto exigen de cambios sólidos.

Por eso, Lucero y Heriberto son un ejemplo viviente, en el sentido de que las ideas por sí mismas no sirven de nada: tienen que estar acompañadas por un sentido práctico, que implica sudar, mover las manos y olvidarse de moldes.

Pudiera alguien decir que ellos no han hecho gran cosa, pero en realidad el Barrio del Nejayote les debe muchísimo a estos dos personajes, fundamentales para la cultura urbana del norte de México. Porque su influencia ha ido más allá de la pintura y la artesanía, para incidir sobre los modos de vida de ese barrio, y atraer a sus calles a numerosos artistas y consumidores culturales, sin apoyarse en momento alguno en subvenciones o becas.

Es verdaderamente deseable que el ejemplo de Lucero y Heriberto sea copiado en otros barrios de Monterrey para el mejoramiento de nuestro consumo y producción artística y cultural.