Botas, tejana y autotune: La reinvención del sierreño

Una nueva generación de jóvenes músicos mexico-americanos ha reinventado el género sierreño al acercarlo a las nuevas tendencias de la música urbana. Natanael Cano, La Plebada y T3R Elemento son algunos de sus exponentes más destacados.

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Gracias Efraín
por la valiosa información y la música..

A comienzos de la década del 2010, el movimiento alterado y la imagen del narcotráfico definió y afectó la imagen del género regional mexicano por unos algunos años. Notablemente (en algunos casos desde antes) la evolución de estos géneros y sus derivados han desdoblando su concepto hacia otros más híbridos de la mano del pop, la electrónica y recientemente el urbano. Un ejemplo de esto es el del sierreño.

El sierreño cobró gran popularidad en el 2016, que algunos medios llamaron “el año en que murieron las rancheras”. El estilo normalmente va acompañado de dos guitarras y tuba, y es representado por artistas sinaloenses como Jorge Valenzuela o el Tigrillo Palma. Pero es en California y la Costa Oeste de Estados Unidos donde encontró una vía de experimentación en respuesta al impacto de la cultura del hip-hop y el trap en conjunto con la legalización de la marihuana (desde 2018 en California).

Uno de los sellos que ha estado tomando el reflector es Rancho Humilde, basado en Los Ángeles y formado por tres amigos con la misión de cambiar el rumbo de la música regional mexicana, la cual promovía corridos violentos.

Este sello cuenta con uno de los rosters de músicos que se distinguen por sus letras sobre el uso de la marihuana. Uno de los grupos, Legado 7 (aunque con formación de acordeón y bajosexto, no sierreño), lanzó en el 2016 el álbum 100% Corridos Verdes, que da nombre al estilo y cuya “filosofía” ha logrado remover algunos estigmas del movimiento alterado e inspirando a más agrupaciones a adoptarla.

“Bajo la influencia del cannabis es diferente el sentir, el actuar, el comportarse; entonces, yo creo que la marihuana es muy pacífica, comparada con lo que es el alcohol”, dijo Jorge Ramos, guitarrista de la agrupación, al Chicago Tribune

Aunque no todo gira en torno a la hierba, su uso o sus efectos, algunos conjuntos utilizan vestimenta urbana y letras que aluden la versión moderna del sueño americano con ganchos o ad libs dentro de las mismas. Como Los Chavalos de la Perla, Junior H, Herencia de Patrones, entre otros.

Otro pionero dentro del sello es Natanael Cano. El cantautor de origen sonorense lanzó en el 2018 “El de los Lentes Gucci”, que incorpora rimas y flujo de estilo rap y trap con bases rítmicas sierreñas, abriendo paso al término “Corrido Tumbado” (se suele usar el término corrido aunque las canciones no sean precisamente de este género ni narren historias). Actualmente Cano está tomando presencia en la escena nacional al lado de Alemán y de manera internacional con Bad Bunny, brindando una vía para experimentar con los géneros que también comparten algunas de las influencias “urbanas” y pop.

Representados por DEL Records (Ariel Camacho, Gerardo Ortiz) y originarios de Las Vegas, Nevada, la agrupación T3r Elemento también ha tomado y popularizado el género “Corrido Verde”. Con álbumes como The Green Trip y colaboraciones con Farruko y Gerardo Ortiz se han ido posicionando como la propuesta más fresca para una generación joven de la que su vocalista Kristohper Nava e incluso Natanael Cano son participes, ya que al momento de escribir esto, ambos tienen 19 años.

En México los elementos regionales han estado presentes en proyectos a lo largo del tiempo sin embargo, uno de los proyectos que actualmente converge de una manera más aguda en la experimentación es La Plebada, combinando beats de trap con banda sinaloense. Formado por el dueto trap Fntxy y Cozy Coz lanza De los más solicitado en el 2019, con invitados como el rapero Maxx Gallo, el personaje El Ezequiel y Kinky. Creando una respuesta a proyectos como Nortec Collective, Instituto Mexicano del Sonido e incluso Kinky. 

Esto deja en claro que sencillo de la Banda MS con Snoop Dogg es la versión más suave o “vainilla” de esta experimentación pero también es muestra de que el camino en el que se encuentra la música regional mexicana (para englobar tantos derivados) constantemente se adapta y evoluciona; manteniéndose relevante junto con otros géneros latinoamericanos en la batalla de la trascendencia moderna.

El crossover (¿aún se usa el término?) de géneros puede resultar una sorpresa o hasta sacrilegio entre puristas y seguidores ahora que el sierreño es otro género tergiversado, sin embargo es testimonio de la mezcla de culturas en generaciones nuevas de mexico-americanos que ven en estos rasgos la identidad que sus troncos comunes no ofrecen y que a su vez demuestran la facilidad que tienen para detectar e incorporar nuevos elementos “populares” a los estándares de géneros que son considerados “tradicionales”.

Playlist: