/

5 discos de otro rock regio por revalorar

Estos son discos arriesgados para su tiempo, obras donde el nivel artístico sobresale del comercial y terminan siendo trabajos genuinos, originales y auténticos que merecen ser escuchados.

POR:
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
otro rock regio

El rock regiomontano, el que hacen las bandas de Monterrey, ha dado una serie de discos que han sido piezas claves en la escena nacional. Algunos de ellos incluso se han convertido en verdaderos clásicos como es el caso de Hombre Sintetizador de Zurdok, Restaurant de Jumbo, Libres y Locos de El Gran Silencio o Alma en Fuego de Inspector.

Sin embargo, hay discos de bandas regias que han sido creados con un nivel creativo sobresaliente pero, al no contar con el apoyo de una disquera grande, o por diversas circunstancias, no lograron tener la atención ni la difusión necesaria para reconocer el trabajo que hay en ellos.

Estos son discos arriesgados para su tiempo, obras donde el nivel artístico sobresale del comercial y terminan siendo trabajos genuinos, originales y auténticos que merecen ser escuchados. Aquí presentamos cuatro discos de bandas regiomontanas que merecen ser revalorados.


Mamíferos Habituales
El Trato con Animales

Conarte
1998

Este disco tiene reminiscencias de grupos progresivos como Camel y King Crimson mezcladas con jazz e incluso atmósferas folk y pop. El nivel de los músicos es más que notable y se trata de una grabación un tanto minimalista en la cual no hay doblajes, sino que tratan de sonar lo más cercano a como era su sonido en vivo. Letras cargadas de imágenes y metáforas. En su momento fueron considerados, por parte del público del rock y por muchos músicos, la mejor banda de Monterrey. (Homero Ontiveros)


Album
Cancer Baby 

DelHotel Records
2008

Una de las bandas que mejor ejemplifica la movida del Monterrey de la década pasada, post-Avanzada Regia. Un verdadero laboratorio de improvisación y experimentación sonora. Album se formó con integrantes de varias bandas de la escena indie de la época, entre los que destacan Roger Iván Cámara (Bul) y Leo Marz. Su primer disco Eureka Sön, fue elogiado por la crítica internacional, mientras que en México pasó casi desapercibido. Cancer Baby es un disco funky y R&B, reinventado a través de las herramientas de la indietrónica, el glitch y la psicodelia. Un destello insospechado que vale la pena revalorizar. (José Juan Zapata)


Bam Bam
Futura Vía

Arts & Crafts
2011

Bam Bam fue un grupo que para algunos se convirtió en banda de culto. Su segundo disco fue producido por Mou, líder intelectual de Bam Bam, y Martin Thulin de Los Fancy Free. En este trabajo hay una fuerte dosis de psicodelia, sobre todo aquella cercana a grupos progresivos sesenteros. Coros de voces y guitarras afiladas aparecen constantemente abrazadas a melodías pop. No hay concesiones de estilo, por el contrario, hay diversos riesgos sonoros asumidos. Esta mezcla resultó dándole un sonido auténtico a la banda, que ya había sido firmada por Arts & Crafts, y consiguió el elogio de músicos nacionales y de medios especializados en Iberoamérica. (HO)


Pirámides
Llovizna

Independiente
2014

Grabado en un estudio de Santiago Nuevo León, y producido por Patricio Coronado y Jorge Rehlaender, Llovizna es un compendio de rock y psicodelia mezclado con una combinación de músicas latinoamericanas y folclor. Sus referencias van de Bowie o Fiona Apple a Spinetta y Caetano Veloso. Resulta muy interesante encontrar esas líneas de folclor latinoamericano en un disco que de entrada parece psicodelia pura, pero que conforme se va descubriendo, adquiere una personalidad propia más allá de los géneros. Sus letras nadan entre metáforas esotéricas y su sonido sigue en la búsqueda de refrescar la espiritualidad y la idea de música mexicana. (HO)


Mississippi Queens
En los tiempos de la bola

Independiente
2016

Este es un disco de auténtico rock guitarrero donde hay solos y estructuras armónicas complejas formadas por diversas capas de guitarras. Tiene la fuerza del rock clásico, pero mezclado con un cierto histrionismo teatral en la interpretación vocal. En sus letras hay introspección, pero también mucha crítica social. Son canciones de larga duración en las que no escatiman los recursos creativos, sino que estos están a disposición de lo que la canción necesite. Hay un trabajo musical y coral muy resaltable y una propuesta genuina. No hay hilos negros: hay fuerza, guitarras, buenas letras y riesgos musicales asumidos. (HO)