Cinema yonke

Acapulco Golden: gore bonito y mexicano en corto

Joaquín Segura es un dude fanático del cine gore que, en colaboración con Eduardo Smeke, por allá de 2004 tomó una historia culerísima –pero real– ocurrida en la Ciudad de México y la hizo un cortometraje sangriento muy divertido.

POR:
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Joaquín Segura es un dude fanático del cine gore que, en colaboración con Eduardo Smeke, por allá de 2004 tomó una historia culerísima –pero real– ocurrida en la Ciudad de México y la hizo un cortometraje sangriento muy divertido.

Por: Luis Bernal

Hace unos días y por recomendación de no sé quién me fui con Am Am a ver Call Me by Your Name (Luca Guadagnino, 2017), ganadora del Premio Óscar a mejor guión adaptado. Sí, muchas veces no entiendo a la Academia, me pareció la cosa más aburrida de la historia del cine (después de Transformers).

El caso es que salí pensando en algún drama gay digno de compartirse, obviamente hay un chingo pero para este espacio no hay nada mejor que el cortometraje mexicano Acapulco Golden (Joaquín Segura, 2004). El autor es un dude fanático del cine gore que en colaboración con Eduardo Smeke por allá de 2004 tomaron una historia culerísima –pero real– ocurrida en la Ciudad de México, donde la famosa profesora de la UNAM Rosalinda Santana fue asesinada por su hijo y un amigo suyo, y la hicieron un cortometraje sangriento muy divertido.

Acapulco Golden es una producción mexicana, de hecho la Dirección de Cinematografía, Producción y Arte  ganó un premio en el festival de cine Kinoki de la Universidad Iberoamericana (UIA) en 2004. Con música de Mamá Pulpa (¿se acuerdan de esos weyes?), efectos realmente notables y sangre escurriendo por todos lados, esta obra irrumpió hace más de una década el cine nacional que por aquel tiempo estaba (o sigue) tomado por un puñado de yuppies pretenciosos y las tetas de Martha Higareda.

El reparto del filme nos trae a un par de preparatorianos homosexuales y muy enamorados, la mamá de uno de ellos es interpretada por una transexual famosa conocida como Alejandra Bogue a quien el par de morros le piensan dar muerte para cobrar un seguro de vida que acaba de contratar la doña. El plan concluye en irse de rol para acapulquito, comprarse un depa y ser felices para siempre; el sueño chilango pero con mucha catsup humana. Hipergore cargado de fetiches y ondas pop muy cagadas, los ochentas y por supuesto escenas de carnicería que nos hacen emocionar.

Total, los batos asesinan a la señora a punta de batazos, patadas y puñaladas entre diálogos mamones, un humor perturbador y la banda sonora que se vuelve fundamental en la escena. En serio, la música fue elegida de manera magistral para ese momento.  

El caso es que todo culmina con un final feliz para los novios rebeldes, logran cobrar el seguro y se van al fin para Acapulco donde consuman su dulce y delicado amor, supongo.

La recomiendo para antes de un maratón de HIMYM o cualquier sitcom. Otro cine mexicano del que se debe disfrutar su estética. Si pueden dense chanza de verlo, disfruten, compartan y no lo intenten en casa.

Best: El perico, no se pierdan al pinche perico.