Naco es chido

La autentica banda de rock mexicano, tanto por su estética, el manejo del lenguaje y la fusión musical, es y será Botellita de Jerez, porque en su música está lo mexicano, y lo mexicano está en su música.

Por:

COMPARTE ESTA NOTA:
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Botellita de Jerez es el auténtico grupo de rock mexicano; el primero que buscó una identidad nacional a partir de la cultura popular. No es descabellado decir que hay un antes y un después de la Botellita en la historia del rock nacional. ¿Les parece exagerado?

Antes que ellos ningún grupo había tomado los elementos de la cultura popular mexicana para mezclarlos con el rock y hacer un auténtico guacamole rockero. Sí había algunos acercamientos, pero eran más hacía la música autóctona y a partir de la experimentación y hasta del rock progresivo, mas no en una vena más popular.

Esa clasificación que ellos mismos crearon para su música como guacarock no solo es creativa, sino que describe muy bien lo que ellos hacían porque, qué es el guacamole sino un aguacate revuelto con lo más mexicano que hay como el chile, el tomate y la cebolla; picante como tendría que ser el rock mismo. O incluso visto de otra forma partiendo de la expresión popular guácala, utilizada para el rechazo y la negación. Y si tomamos en cuenta que en el nacimiento de la Botella el rock en México, al menos el nacional, aún seguía siendo marginado, entonces hay en esa expresión de “guacarock” un guiño a lo marginal, a o rechazado.

Esta expresión tendría su desarrollo en el lema que identificara a la banda a lo largo de su carrera: “Naco es chido”, una conclusión como resultado de un ejercicio intelectual, que aunque parezca “chascarrillo”, lleva en sus palabras mucha de la realidad nacional: “Si lo mexicano es naco, y lo mexicano es chido, entonces verdad de Dios todo lo naco es chido”.

En su propia estética mandaban el mensaje de lo que era ser un rockero mexicano: pantalones de charro con tenis Converse; la unión de símbolos representativos de dos culturas diferentes que se podían juntar. Lo mismo hacían con su música porque antes de ellos no hay registro de que el rock se mezclara con música tradicional mexicana como el son, ni que se utilizaran estructuras como las de la música veracruzana para armar canciones de rock con tintes de pop.  Ya lo sentencia en una de sus canciones: “Mezcló La Negra con la música del rock”, quien lo entienda sabrá que va más allá del albur.

¿Quién más si no Botellita de Jerez podía decirle pinche a La Malinche? Le hacían honor al dicho popular del “todo lo que digas será al revés” porque a través del sarcasmo y le humor negro se encargaron de señalar muchos de los vicios de nuestra sociedad. La música de Botellita fue una constante crítica social muy al estilo del fuerte humor mexicano. Pero además con un manejo especial de la palabra y del “lenguaje mexicano” porque en sus canciones encontrabas gran parte de los vocablos populares utilizados en nuestro país, pero llevados hacia la reflexión, aunque no pareciera. Basta con recordar esa máxima de “Lo Cortés no quita lo Cuauhtémoc”.

La autentica banda de rock mexicano, tanto por su estética, el manejo del lenguaje y la fusión musical, es y será Botellita de Jerez, porque en su música está lo mexicano, y lo mexicano está en su música. Lo mismo en sus dos etapas; la primera con Sergio Arau y la segunda junto a Sr. González y Santiago Ojeda

Una vez, platicando con Mastuerzo, me decía que cuando salieron en una telenovela de Televisa, mucha banda se los quería comer vivos y les reclamaban salir en una producción del mismísimo Diablo. Un día, un fan lo increpó en el metro de la CDMX y los reclamos fueron airados, a lo que Mastuerzo le contestó: “Mira carnal, yo compré un boleto de ida y regreso en el rock, ¿y sabes qué?, ya vengo de regreso”.

Naco es chido.