Instituto Mexicano del Sonido – Disco Popular


Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

El Volcán Música, 2017
México
7/10

Disco Popular es la nueva apuesta de Camilo Lara bajo el proyecto de Instituto Mexicano del Sonido. Presume de haberlo grabado entre Ciudad de México, Kingston, Tucson y Los Ángeles; lo cual no dice mucho, más allá de sus eficientes redes como A&R. Fruto de este periplo son un conjunto de colaboraciones que aportan un sabor jamaiquino al tracklist, con retazos de reggae, dancehall y su hijo hispanizado: el reggaetón.

Ninguno de los discos de IMS se han caracterizado por ser una maravilla, y Disco Popular no es la excepción. Lara ha cuasi patentado un estilo de pastiche, donde toma alguna base o sample que remite a la gran tradición sonora mexicana, con algunos beats electrónicos y frases más o menos pegadizas. La perfección del fenómeno de curador devenido en creador. El problema es que la estructura es tan frágil y tan endeble que sus temas hartan a los dos minutos. Y ejemplos así abundan en Disco Popular. Basta mencionar un par, como “Mi T-shirt de la NASA” o “Not a Rebel (Margaret Thatcher)”.

Sus invitados son los que más o menos alcanzan a salvar el barco. “Temblando” es un temazo con todas las letras, con la participación de la cantante argentina La Yegros, que proviene de una disquera (ZZK Records) que ha consolidado una escena de cumbia electrónica en Buenos Aires, con la congruencia que le falta la escena de cumbia for hipsters que ha instaurado Lara en México. “Menea tu cuerpo” (con Press Kay) y “Pa’ la calle” (con Lorna, leyenda del reggaetón panameño) son dos hitazos calientes. Muestra de la calidad que puede alcanzar Lara cuando deja atrás su fórmula gastada. “Las marcas del amor”, con Adán Jodorowsky, es un interesante experimento de banda psicodélica que no hubiera desentonado en Nortec, pero viaja al filo del abismo de la monotonía.

Disco Popular no pasará de ser una curiosidad más en la discografía de Instituto Mexicano del Sonido. Sus seguidores lo amarán. Sus detractores seguirán odiándolo. (Lara es uno de esos tipos que despiertan opiniones en los extremos. Pero eso es materia de otro texto) Si alguna lección puede sacar de esta experiencia, es que su música tiene mayor atractivo cuando se aleja de su sonido de manual y toma el riesgo de dejar a otros artistas pasar al frente.

Por: José Juan Zapata