Aunque para fines prácticos la literatura no tiene territorios, el espacio geográfico desde donde se genera le proporciona un peso o una personalidad. En el entendido de que local es global este espacio se dedica única y exclusivamente a obras  de autores regiomontanos o radicados en el estado de Nuevo León (México).