Xoel López – Sueños y pan

xoel


Altafonte-Esmerarte, 2017
España
8.2


Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Sueños y pan, el reciente disco del español Xoel López, está formado por diez canciones que mantienen un buen equilibrio, en el que se nota el poder del manejo de la palabra. En estos temas la lírica lleva la voz cantante siendo bien arropada por la música. No hay hilos negros ni experimentos musicales, el mayor riesgo que toma López es en el uso de la palabra llevándola por terrenos poéticos, y eso se agradece.

Xoel escribe en primera persona letras que están impregnadas de la experiencia personal, esa que en el camino encuentra similitud en las historias de otros. Ahí radica la fuerza de este disco y de este artista: en el poder de la palabra convertida en canción. “Insomnio” es una canción que desnuda al escucharla, sin duda la mejor del disco. No necesita más música que unas guitarras eléctricas sobre un piano eléctrico, ahí la voz de Xoel habla del miedo a perderse, del camino del amor y hasta de la canción en unos minutos que pueden convertirse en años de compañía auditiva.

Musicalmente está sustentado en una base pop que se entremezcla con rock, música bailable y cierta influencia africana. En algunos temas como “Jaguar” y “Serpes” se puede notar incluso un rasgo de música tribal que invita a la danza. En “Balas” va un poco más allá al introducir melodías de aromas arabescos en el piano y voz mientras canta sobre un verso brutal que bien se puede convertir en bala y disparar. Todo esto vestido con sonidos que mezclan lo orgánico de un piano o una guitarra acústica con ciertos sonidos electrónicos.

En Sueños y Pan no encontramos a un Xoel López distinto a sus discos anteriores, al menos no hay diferencias drásticas en cuanto al estilo. Pero esto no es negativo; al contrario, muestra la continuación en la construcción de su propio sonido y eso no es tarea fácil ni menor. Lo más importante de un artista es sonar auténtico y bien podríamos decir que Xoel lo está logrando en base a canciones que no buscan brillar sino ser escuchadas porque tienen algo qué decir.

El cierre con “Durme” es exquisito, aunque en este tema no es el español sino el gallego el idioma en que canta, que toma forma de canción de cuna nostálgica que nos invita a cerrar los ojos y perdernos en el universo distante de los sueños como un premio al día vivido.