Carla Rivarola – Médula Silvestre


Independiente
México, Argentina
2019


Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

A mediados de marzo, Carla Rivarola publicó en su cuenta de Facebook que si alguien quería recibir una sorpresa en su bandeja de entrada, mandaran el mensaje “sorpréndeme we”, y su correo electrónico. Pensando en un wallpaper para mi celular como el peor de los casos, mande el correo con la frase. El domingo 7 de abril pasado el mediodía se encontraba en mi bandeja una liga para descargar su nuevo álbum, Médula Silvestre, con un mensaje en el cual agradecía y mencionaba: “Tómense la libertad de compartir los archivos todo lo que quieran. Al chile nadie vive de vender discos. Que la falta de recursos no limite nuestro acceso al arte”. Difícil ignorar.

Anteriormente, Carla había sacado un EP llamado Origami bajo el nombre de Iranti (también de forma gratuita), el cual se distinguía por sus letras en inglés y su peculiar manera de armar las melodías con la guitarra, al estilo lo llamó pop chuequito y era una combinación de pop, math rock y folk.

Médula Silvestre comienza con el tema homónimo, una declaración de empoderamiento a medio camino de aprendizaje tortuoso. “Soy todas las cosas que me han lastimado/ soy la apología de la destrucción /pero hallé la frase, rescate al ahorcado/ soy mas grande que cualquier depredador”.

En canciones como “Manta Depresivo”, “Pólvora”, “Disco Raiado” y “Verdadicidio” se encuentran pasajes de alguien que lucha por dejar la negatividad para contemplar el panorama y tomar acción sin culpar; la transición de amores y lidiar la pesadumbre provocada por uno mismo, agarrar confianza y respirar.

Con Médula Silvestre Carla toma una exposición más grande incorporando otra guitarra, un bajo y una batería donde algunos trazos de su pop chuequito pueden divisarse (como el caso de “Ave del Horror”) pero ahora con más riesgo y letras en español, las cuales no solamente dejan coros adhesivos sino que también llegan describen temas obscuros de manera sublime (como el caso de “Policías” y “Fantástica”).

Este álbum bajo su nombre (y tomando en cuenta el anterior bajo el nombre de Iranti) es una muestra de una evolución natural y precisa en el tiempo y momento adecuados.  Carla Rivarola deja en su trabajo (de más de tres años) un sello y esencia que puede perdurar y trascender como uno de los mejores álbumes de rock y estandarte musical de esta era.