Gorilas en la niebla

Dormir en el patio

Qué sorprendente es saber que hace un siglo o menos, la vida en la ciudad de Monterrey era radicalmente distinta.

POR:
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
monterrey

Extorsiones telefónicas, secuestros, violaciones, torturas, asesinatos. La lista de calamidades que vivimos día con día en ciudades como Monterrey pareciera expandirse de una manera a la vez brutal y sorprendente.

Pero más sorprendente sería saber que hace un siglo o menos, la vida en esta ciudad era radicalmente distinta.

Al amanecer, el canto de los pájaros se entremezclaba con el ruido proveniente de las pezuñas de las vacas y becerros que recorrían las veredas de pueblos como Cadereyta, Guadalupe o San Nicolás.

Entrada la mañana, las ruedas de las tartanas y carretas hacían suyos los caminos, y las conversaciones de las vecinas crecían como la hierba.

En la noche, lo que generaba miedo eran las historias de viejos crímenes, mujeres sin cabeza y niños en busca de descanso eterno. O sea, que había miedo, sí, pero el motivo eran las brujas y los aparecidos, no la delincuencia.

Por eso, en los días calurosos, los regiomontanos dejaban la cama en el cuarto y salían a dormir al patio, sin miedo alguno a ser asesinados, secuestrados o víctimas del robo. Esas amenazas y esos temores prácticamente no existían, como no existían las alarmas ni la desconfianza o el terror a la delincuencia. Esta ciudad era otra cosa: un pueblo sereno, habitable, y en muchos sentidos feliz. Hoy, todo eso no solo es nostalgia, sino que realmente parece mentira.