|

Sofía Viola – La huella en el cemento

Por:


Los Años Luz Discos, 2018
Argentina
8.0

COMPARTE ESTA NOTA:

Viola vuelve más exótica, hermosa y recargada en esta nueva producción de Ezequiel Borra, al lado de su ya indiscutible Combo Ají: Borra, Nicolás Echeverría, Leonardo Zumbo, Juan Emilio Telechea y Horacio “El Pollo” Viola. Con diez nuevos tracks que representan un tirabuzón al nuevo folklore de la ciudad: una nueva huella en el cemento de la música argentina.

Masterizado por Andrés Mayo y mezclado por Tatu Estela, La huella en el cemento presenta una revisión de sus primeras composiciones y todo el swing del combo, a través de la irrupción —como concepto— de la naturaleza en la ciudad; porque en la naturaleza están todos los estilos futuros, no aparece injusta ni justa, sino creadora, y la huella es lo único que atestigua humanidad en el cemento muerto de la ciudad. De eso habla el disco y de la visión misma del viajero, del vagabundo, del recolector de historias, ese caminante sentado al lado de la carretera, analizando el horizonte abierto ante él, el dueño absoluto de la tierra, de las aguas y hasta del cielo. Un disco de historias urbanas pero también orgánicas, redondas, de historias vivas, a través de un sonido fuerte, como de hormigón, con una estética rock: teclado, guitarra eléctrica, bajo y batería. Pero también, con una parte tangencial de barro y tierra: acordeón, accesorios de percusión, charango, contrabajo y cuatro.

La huella en el cemento nos recuerda que lo que importa no es la casa de todos los días, sino aquella oculta en un recuerdo de los sueños, que lo que importa no es el carruaje, sino las huellas descubiertas por azar en el barro.

Nacida en Lanús, sur de la provincia de Buenos Aires, Sofía Viola es hija de un trompetista (Pollo Viola) y una bailarina. Vivió su infancia en una casa “musical” de Remedios de Escalada y creció la junto a sus hermanos León (pianista y cantante lírico en Italia) y Víctor (electricista ferroviario, metalero e hincha de Racing).