/

Ebullition Records: Sus discos de hardcore más representativos

Ebullition Records es uno de los sellos más importantes y representativos de los años noventa en cuanto al hardcore y su evolución en distintos aspectos. Conversamos con Kent McClard, su dueño y fundador quien eligió los cuatro discos más representativos.

POR:
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

El punk y sus ritmos derivados no serían nada sin los sellos discográficos y las distros, o por la simple actitud –también podría decirse cualidad– que establece la ética del DIY, la cual sigue vigente dentro de este movimiento musical, aun cuando la era digital pareciera aniquilar todo. Incluso el DIY se ha popularizado tanto, que hoy en día infinidad de personas lo cargan en sus hombros sin ningún problema, dándole su propia interpretación en cualquier ramo al que deseen llevarlo: sea o no algo relacionado al verídico brío de la autogestión.

Pero cuando me dispongo a hacer cosas por cuenta propia, sin la ayuda de terceros que me digan “cómo hacer esto y aquello”, siempre pienso en Teen Idles (banda debut de Ian MacKaye y Jeff Nelson) y todo lo que sacrificaron (las ganancias de sus pocos conciertos) para que Dischord Records germinara, editara su primer material en 1980 (Minor disturbance), tomara impulso el sello independientey pudieran hacer los lanzamientos de otras bandas amigas como S.O.A.,Government Issue, entre otras que ahora son parte de la historia mundial del punk y hardcore. Eso, definitivamente, es hacerlo tú mismo.

Ebullition Records, para mí, siempre han hecho las cosas por su propia cuenta, y eso los convierte en uno de los sellos más importantes y representativos de los años noventa en cuanto al hardcore y su evolución en distintos aspectos. Sin embargo, al transcurrir el tiempo, creo que su bagaje ha pasado desapercibido, aunque haya realizado algunos de los discos más poderosos y clásicos de cualquier subgénero del punk, e influenciando a nuevas generaciones para hacer música, montar un label, escribir, tomar fotos, ilustrar u otras cosas relacionadas al arte y la creatividad.

La historia de Ebullition Records, marcada por el movimiento punk y hardcore de décadas pasadas (años 70 y 80), comenzó como un simple fanzine llamado No answers. Esa “revista de fanáticos” hecha más con el corazón que con un fin de buen estilo y gran conocimiento editorial, comenta Kent McClard, dueño del sello, inició en 1985, cuando sacó su primer ejemplar. En total, No answers contó con únicamente diez números, en los cuales se incluían reseñas, entrevistas, artículos y puntos de vista sociopolíticos, fotografías de bandas tocando en vivo, junto a flexi discs que eran toda una primicia para los consumidores de los fanzines en aquella época. Kent, incluso dice que gracias a todo esto aprendió a hacer las tareas de distribución y pedidos por el Servicio Postal, para así realizar mejor las cosas ya como Ebullition Records.

No obstante, Kent también recuerda que, para principios de 1990 y ya bien establecido en Goleta, California (hogar de Ebullition Records), vivía con la mayor parte de los integrantes de la banda Downcast. “Quería comenzar en forma un sello discográfico. Por eso mismo Sonia Skindrud (del fanzine Exedra), Brent Stephens (integrante de Downcast) y yo decidimos hacerlo juntos”, explica. “Lo primero que intentamos hacer, ya como Ebullition Records, fue lanzar el primer LP de Inside Out (antiguo grupo de Zack de la Rocha, ex vocalista de Rage AgainstThe Machine), así como también el disco debut (Ruination) de Econochrist”. Y continua diciendo Kent, quien hasta la fecha mantiene con vida a Ebullition Records: “Sin embargo, como no habíamos lanzado algún material antes, Inside Out terminó sacando un 7 pulgadas (No spiritual surrender) con Revelation Records, en lugar de hacer el LP con nosotros. Mientras que Econochrist, igualmente lanzó su LP con otra etiqueta de california (Very Small Records). Al final terminamos realizando el primer 7 pulgadas de Downcast. Hicimos 3 mil copias, las cuales venían dentro del fanzine No answers number 9”.

Y con más de tres décadas que Kent ha trabajado de manera independiente, hoy en día dice que Ebullition Records, debido a las nuevas tecnologías, a que la música se consigue con un simple click en cualquier plataforma digital, blog u otro enlace que tenga que ver con Internet, tuvo que pasar de ser un sello discográfico a un centro de distribución (una distro).“En la actualidad no hacemos el lanzamiento de muchos discos, pero todos los días ayudamos a conseguir material de punk y hardcore alrededor del mundo”, explica. “De hecho, Ebullition Records ha sido mi trabajo de tiempo completo desde 1993. Pero en algún momento el sello lo llevábamos varias personas. No obstante, quien considero hasta la fecha sigue siendo muy indispensable, es Lisa Oglesby (del fanzine Heartattack). Ella ha trabajado para Ebullition Records por aproximadamente veinte años, siempre mostrando mucho compromiso”.

Entonces, por la historia de este sello estadounidense, decidí pedirle a Kent que enumerara los tres –al final decidió incluir cuatro– álbumes más importantes, representativos y que le dan una identidad a Ebullition Records y que hiciera un breve comentario acerca de ellos:

1. Various – Give me back
(1991)

“Es el LP del cual estoy más orgulloso [se lanzaron 3 mil copias]. Si tuviera que elegir un disco para representar Ebullition Records siempre elegiría Give me back. El mensaje de la grabación es político y personal, como lo ha sido el sello a través de los años [la temática de las canciones abordaba el tema de género, y también contó con un folleto que tenía artículos y ensayos del mismo tipo]. Las bandas que conformaron este compilado, a mi parecer, siguen siendo increíbles, y da a conocer el mejor momento por el que pasábamos [parte del dinero recaudado se donó a beneficencias que en aquel entonces apoyaban a las mujeres y la comunidad gay]. Hoy viendo todo en retrospectiva, como seres humanos no siempre sabemos el potencial que podemos tener, y creo que con Give me back me di cuenta del poder que Ebullition Records podía tener a futuro, todo gracias a este lanzamiento donde vienen bandas como Spitboy, Born Against,Struggle, Bikini Kill, entre otras”.

2. Downcast – 7”
(1990)

“Este lanzamiento fue muy importante porque comenzó con la historia de Ebullition Records [se lanzaron 3 mil copias que, como ya se mencionó en la introducción, fueron incluidas en el fanzine No answer number 9]. Downcast y este 7 pulgadas contribuyeron a saber qué camino tomaría el sello [por el tipo de punk y hardcore que se dedicó a publicar, uno más introspectivo y vinculado con lo que pasaba en la sociedad]. También este material hizo que otras bandas pusieran los ojos en nosotros, para intentar lanzar sus canciones de una forma equitativa y libre. En pocas palabras, gracias a Downcast establecimos la marca Ebullition Records y junto a ellos, que eran mis amigos, pasamos por el amor y el odio. O aprendimos y nos enseñamos sobre la vida, apoyándonos mutuamente. No mentiría al decir que vi a Downcast tocar unas cien veces. Hice una gira con ellos, pasamos cosas inolvidables y eso significa mucho para mí”.

3. Orchid – Chaos is me
(1999)

“Es el LP más popular que ha lanzó Ebullition Records [de hecho, recientemente lo acaban de re-editar por su vigésimo aniversario]. El poder de Orchid representaba al 100% el tipo de hardcore con el que todo el tiempo se nos asoció [HC caótico, inteligente y nerd]. Los chicos de Orchid ayudaron a que el sello tuviera una transición de la década de los noventa a los años dosmil. Gracias a ellos, a que los apadrinaron como uno de los grupos pioneros del screamo o emo violence, podría decir que Ebullition Records renació. Y lo que hoy representa el sello para muchas personas y para quienes lo creamos, es que en todos sus lanzamientos había una actitud muy chingona. Por supuesto, Orchid fue parte de esa actitud, hasta convertirse en la banda más popular dentro de todos nuestros artistas”.

4. Still Life – From angry heads with skyward eyes
(1993)

“Por último, Still Life, quienes hasta la fecha me siguen gustando mucho [el álbum se editó en dos versiones: vinyl doble y CD, con un total de mil copias]. Decidí lanzar este material desde el momento en que los vi en su primer show. Recuerdo que había únicamente como diez personas y, aun así, me quedé impresionado con su sonido, con lo que a uno le transmitían [emoción y honestidad, alejándose de los clichés que decían que todo lo relacionado al punk tenia que ser agresivo y lleno de odio]. Para mí ellos demostraron que el hardcore no tiene que sonar de una forma en específico, porque el hardcore, más que ser un estilo musical, es una actitud. From angry heads with skyward eyes prueba todo eso”.