Musique de merde

Este no es un homenaje a José Alfredo

¿Es necesario un tributo a José Alfredo por parte de los poperos y rockeros mexicanos? ¿Aporta este tributo algo nuevo a su gran cancionero?

POR:
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
jose alfredo jimenez

El pasado 9 de febrero salió a la venta el disco llamado Un mundo raro. Las canciones de José Alfredo. El motivo es el 45 aniversario luctuoso del compositor mexicano y es, según Camilo Lara, quien funge como productor, y el hijo de José Alfredo, un humilde homenaje a las canciones de este ícono mexicano.

El disco tiene la fórmula desgastada de muchos tributos: aparecen artistas de renombre queriendo re-interpretar la obra del homenajeado. Así aparecen nombres como Lila Downs, Julieta Venegas, Carla Morrison, Beto Cuevas, Andrés Calamaro  entre otros más. Si acaso la sorpresa sería incluir nombres como David Hidalgo de Los Lobos, San Pascualito Rey, Juan Perro y Depedro.

¿Es necesario un tributo a José Alfredo por parte de los poperos y rockeros mexicanos? Yo creo que no. El tributo se lo han hecho durante años cada uno de los mexicanos que generación tras generación lo siguen escuchando y manteniendo viva su música. Los orquestadores de este proyecto dicen que lo hacen para acercar a los jóvenes hacia la música de mariachi y redescubrir las canciones del guanajuatense. No es necesario hacer algo como esto para que los jóvenes lo conozcan porque de hecho ya lo conocen. Las canciones de José Alfredo están en el ADN de la cultura popular mexicana.

Este es otro punto, también mencionan que realizan este tributo con la idea de rescatar la cultura popular, porque los mariachis antes eran escuchados por jóvenes y ahora ya no. Primero: la cultura popular no necesita ser rescatada porque no ha desaparecido ni lo hará, se encuentra en las calles, los barrios y cada uno de los ciudadanos, no en un disco. Presentarse como los rescatistas de la cultura popular y los difusores de las canciones de Jiménez me parece realmente soberbio. Segundo, me llama la atención que los músicos de bandas de rock y pop mexicanos invitan a que escuchen la música de mariachi pero no voltean a ver a su propio género, es decir, homenajean a diversos artistas menos a los que están en el rock mexicano. Por ejemplo: Jaime López merece que sus canciones sean más escuchadas y conocidas, esto por decir solo uno. Ya hubo tributo a Rigo Tovar, Los Tigres del Norte, anteriormente a José Alfredo, prácticamente a Los Ángeles Azules también, y apenas uno pobre a Rodrigo González y por ahí uno de la disquera Opción Sónica a El Tri.

¿Aporta este tributo algo nuevo al cancionero de José Alfredo? No, porque además de que las canciones fueron despojadas de su esencia y las mezclaron en una jarra con demasiada azúcar y saborizante artificial, escogieron las mismas composiciones de siempre, las más conocidas y, por ende, las que son éxito comprobado. No se sumergieron en el vasto cancionero del compositor mexicano. Dicen que quisieron mezclar al mariachi con el indie rock y hacerlo actual. Perdón, pero eso lo vienen haciendo desde hace mucho tiempo Los Lobos, Quetzal y hasta los mismos Calexico, eso no es ninguna novedad.

No se malinterprete, no tiene nada que ver con los artistas involucrados sino con el motivo que nos quieren vender el proyecto. No es un rescate cultural, tampoco popular y mucho menos un redescubrimiento de las canciones de José Alfredo. Es un proyecto comercial que busca vender discos, ser escuchado en plataformas digitales y que resulte económicamente hablando. No tiene nada de malo, así se han hecho proyectos en todo el mundo, pero no vengan a decirnos que están haciendo una labor cultural porque no es así. Es una labor comercial y punto.

Ni siquiera hay riesgos musicales. Calexico, la banda de base que toca en todos los temas y la cual debo decir que admiro profundamente, le puso el mismo vestido a todas las canciones, solo que con diferente broche. No es culpa de ellos tener ese sonido mexicoamericano; es un distintivo de su música y lo hacen con creces cuando se trata de su música, pero las canciones de Jiménez son otra cosa, son patrimonio nacional y en ellas hay rasgos culturales muy complejos inmersos, por eso el arraigo en nuestra cultura, y es muy riesgoso querer “revestirlas”. Tal vez por eso el resultado fue una mezcla exótica mexican curious que parece más pensada para el turista que para el mexicano.

El primer tributo que recuerdo fue el realizado a José José y su éxito se debió a la diversidad de los participantes, pero además en el riesgo tomado por cada uno de ellos, eso le daba cierta naturalidad y terminamos por comprar la idea.  Aquí no hay ningún riesgo, se van a la segura.

Mientras escribo esta columna me comentan que están por sacar un tributo a Chico Che llamado Chicocheisno donde participa nuevamente Celso Piña y otros artistas como Roco Pachukote, Pato Machete, Mi Banda el Mexicano, y otros. No puedo no pensar que así como los escenarios cambiaron las bandas originales por las bandas tributo, al parecer será lo mismo en los discos y las compañías: las grabaciones de música original serán desplazadas por los tributos. Esto se está volviendo la “minita” de algunos productores.

Este no es un homenaje a José Alfredo, cuando mucho una reinterpretación de sus canciones, pero no un homenaje. ¿Un proyecto comercial? Sí y muy valido, pero nunca un rescate musical.