|

El David Aguilar- Siguiente

Por:

Discos Valiente (Universal), 2017
México
7/10

COMPARTE ESTA NOTA:

Hay artistas que tratan a la canción con mucho respeto, la abordan casi de manera artesanal y, se vuelve para ellos un estandarte. La cuidan, la frecuentan, la exploran y nunca la subestiman. Para muchos de ellos la forma de comunicarse es a través de ella.

La canción en sí hasta podría ser un género musical y, su característica sería una importancia relevante a la letras, esto sin dejar de lado la música, buscando un balance entre ambas partes. Una música que vista adecuadamente el cuerpo de la letras. Ellos no tocan un solo género musical, sino que se valen del que mejor le acomode a la canción. Si buscáramos ponerle un nombre, porque el de cantautores ya no es el más idóneo, este podría ser cancioneros.

Algunos de estos artistas son, por ejemplo, Caetano Veloso, Chico Buarque, Jorge Drexler, Kevin Johansen, Silvio Rodríguez, Fito Páez, entre otros. En ese mismo universo entra El David Aguilar, cancionero mexicano, si se me permite el término, quien se ha hecho de un nombre y un lugar en la escena independiente nacional.

De iniciar en un ambiente cercano a la trova, o a la canción de autor, ha cruzado líneas estilísticas que lo han acercado a otros músicos como Natalia Laforucade, Ulises Hadjis y Caloncho, entre algunos más.

En Siguiente, su reciente producción, queda claro el conocimiento y buen manejo que tiene David de la palabra, sabe cómo usar su fonética y significado. Esto se nota mucho más en temas como “Eco”, “De la luna al sol” y “A la ventana Carolina” donde la letra tiene una fuerte carga poética además de interesantes ejercicios compositivos en la estructura de las frases y las palabras.

Tratando de darle una identidad propia a cada tema, David Aguilar decide trabajar cada canción con un productor diferente en busca de pluralidad. Sin embargo, en esta tarea el resultado es un tanto desigual, más que plural. Si bien, en el trato de la canción la música debe estar en un escalón al nivel de la letra, en Siguiente la música queda un poco relegada. O si no, en todo caso, la talla del vestido que le confeccionaron no corresponde al cuerpo de la lírica.

Pareciera que las canciones fueron compuestas pensadas en la guitarra, cabe decir que David es un excelente guitarrista, pero a la hora de vestirlas con arreglos y diversa instrumentación, se siente un tanto forzado el ejercicio de producción. No es casualidad que las canciones sobresalientes son aquellas donde la prioridad son la guitarra y la voz solamente, sin tanto maquillaje.

Aguilar ha mencionado que para este disco he preferido por canciones concretas, es decir, aquellas que digan las cosas claras para que la mayor parte de la gente las entienda.

Decide salir un poco de la metáfora que tanto lo caracteriza buscando llegar a una audiencia más grande, pero estas decisiones tienen un costo. Ese costo es que quien conozca su trabajo anterior, es probable que no se encuentre en este nuevo.

Además que, una cosa es cambiar la forma, y otra las temáticas.

El estilo que lo había caracterizado, y que le ha dado un buen número de seguidores, además de permitirle llevar sus canciones a otros países, puede correr el riesgo de perderse en el entramado laberinto de la popularidad. Sacrificar la metáfora por más oídos, conlleva a preguntarse qué tipos de oídos se ganarán y cuáles se perderán.