|

La Barranca – Lo eterno

Por:


Fonarte Latino, 2018
México
9.0

COMPARTE ESTA NOTA:

La Barranca es uno de los grupos más importantes de rock en México. Este lugar se lo han ganado por mérito propio y su reciente disco Lo eterno, lo confirma.

A través de los once temas que forman parte de esta grabación, encontramos a un grupo que logra su autenticidad en un estilo que han construido por más de 20 años. Si en Fatâlis las piezas instrumentales parecían crear escenas de alguna película, en Lo eterno hay estampas sonoras y cada canción es una atmósfera donde los sonidos no compiten, sino que se compenetran entre sí.

Este es un disco de rock, pero no cualquiera, sino el rock que ha sabido construir La Barranca. Un rock sin concesiones donde su fuerza no es la distorsión, sino las melodías de guitarra construidas casi artesanalmente, y en el poder de la palabra. Porque esta también es una característica de la música de la banda y en este disco está muy presente: en este disco tienen igual importancia la música como el verso, ambas cosas tiene la atención necesaria para conformar palabras que suenan y sonidos que hablan. Hay muchos grupos que dan prioridad a la música y la letra solo acompaña, o viceversa. En Lo eterno la palabra es rock, y el rock es verso cantado.

A través de imágenes y metáforas, José Manuel Aguilera habla sobre los demonios de todos (“Cuervos”), la situación del país (“Brecha”) o de cómo las canciones cobran vida mientras alguien las escucha (“Astronomía”), todo esto en la manera poética en la que siempre lo ha hecho. A pesar de que la mayoría de las canciones tienen tempos medios y lentos, que hay pasajes musicales oscuros y fríos, las letras tienen un aire positivo en ellas. Entonces las piezas se convierten en una noche de un frío acogedor y no uno hiriente. Al final se siente la esperanza del movimiento.

Es importante la inclusión de los hermanos Romero en bajo y guitarra, además de Nass y Rodrigo Ortega en las baterías, ya que esto le da un color diferente a cada una de las acuarelas musicales en las que Yann Zaragoza aporta importantes trazos con el piano y los sintetizadores.

La Barranca nunca ha cedido a las tendencias y se ha ocupado de crear una identidad propia. A eso suena Lo eterno, a La Barranca, y eso no significa que suene igual a sus otros discos, porque para llegar el fondo de esta barranca aún hay mucho camino por recorrer. Y en este recorrido hay canciones que se van formando mientras se camina, como este disco que no es otra cosa que una forma de seguir sobreviviendo y no caer en el vacío.