|

Gepe – Folclor imaginario

Por:


Quemasucabeza, 2018
Chile
8.7

COMPARTE ESTA NOTA:

El reciente disco de Gepe, Folclor imaginario, es una recopilación de canciones hecha por la cantautora Margot Loyola Palacios, quien es reconocida como una de las folcloristas más importantes de Latinoamérica e investigadora de la música chilena. Así que básicamente se trata de un disco de folclor pero revisitado desde la actualidad.

Las 13 canciones que conforman este disco pasan por distintos géneros latinoamericanos como la cueca, la marinera peruana, que es una música criolla, habaneras, bolero, folclor andino y chileno. Por ende, la instrumentación también se inclinó hacia instrumentos acústicos utilizados en estos tipos de música, como el arpa, la guitarra acústica, el charango, el tallador y una serie de percusiones típicas del folclor latinoamericano.

Por ejemplo, “Qué sacarán con quererme”, tema con el que abre el disco, se basa en guitarra y voz mostrando la riqueza melódica del folclor para poco a poco ir sumando los demás instrumentos que aparecerán durante el resto de la grabación. Dice Gepe que esta canción, originalmente una cueca, se escogió para el inicio porque es la que dice cómo viene el disco.

En “El volcán” se nota la mezcla de instrumentación ya que, al agregarle batería al resto de los instrumentos acústicos, se logra una fusión interesante entre el pop y el folclor, dos géneros que comparten espacio entre la música popular. Para Gepe esta es como una canción madre que equilibra la idea original de la canción con arreglos que la conviertan en un single radial porque le gustaría que la música de Margot sonara más regularmente en la radio.

“Caharpaya” es de los temas que llaman la atención porque es un tipo de canción que se toca al final de los carnavales. Su aire andino refleja la riqueza instrumental de la región, pero además esa extraña mezcla de tristeza y alegría a la vez incluida en un canto que habla sobre una despedida alegre, algo similar a lo que el poeta peruano Cesar Vallejo llamara “Trilce”

Una bella habanera con aire de lamento, donde la voz de Gepe y el arpa se entrelazan para lograr un paisaje melódico de hermosa sutileza, es “Olvídame”, uno de los momentos más emotivos del disco con la introducción recitada y segunda voz de Claudia Mena.

“Joane” es un cierre conceptualmente muy acertado. Este tema (original de Gepe) habla de Joane Florvil, una mujer haitiana que fue asesinada en circunstancias no aclaradas, cuyo caso se relaciona con la complicada realidad de los inmigrantes en Chile. Y si vemos, como lo muestra el disco, que el folclor latinoamericano se alimenta de diversas fuentes y se mezcla entre sí, es una metáfora muy poderosa sobre el ser latinoamericano.

El acierto de Gepe en Folclor imaginario reside en haber dado con la esencia de cada una de las canciones haciendo una reinterpretación lejos de la imitación y cerca del origen, cuidando muy bien la instrumentación y los arreglos que resaltan por una especie de minimalismo, muy notable esto en “Las hojas de los naranjos”. Es decir, durante todo el disco se respira esa máxima de “menos es mas”.

No es cosa menor reinterpretar estos temas porque en ello hay una especie de difusión y rescate musical para mostrarlo a nuevas generaciones. Es la voz de Gepe la que refresca estas canciones y las acerca a otros públicos más jóvenes, porque esta es una voz joven que sin embargo respeta el alma de cada una de estas composiciones sin adornarlas de más y manteniendo la belleza de la aparente sencillez. Hay aires festivos y nostálgicos, cantos de carnaval y hacia el amor ausente que se traducen en un canto a la vida y contra el olvido.

Folclor imaginario es un disco que logra ser balanceado entre los cánones obligados del folclor y el aporte actualizado en los arreglos como en la producción. Canciones que se vuelven atemporales en un disco importante para mantener viva nuestra memoria musical latinoamericana.